Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Obra policial y detectivesca

de Allan Poe


Fueron tres los relatos, escritos entre 1841 y 1844, con los que Allan Poe inició el género policial:


LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE.

Los crímenes de la calle Morgue, se publicó por primera vez en la revista Graham's Magazine, de Filadelfia, en el mes de abril de 1841. Se trata del primer relato de detectives propiamente dicho de la historia de la literatura.

El argumento trata del bárbaro asesinato de dos mujeres, madre e hija, en un apartamento de una populosa calle de París. Las primeras investigaciones no dan resultado alguno, evidenciándose la impotencia de la policía para esclarecer los hechos. Finalmente se hace cargo del asunto un detective aficionado, M. Dupin, que tras intensa y brillante investigación, ofrece una explicación extraordinaria.

Los crímenes de la calle Morgue, aparte del primer relato policíaco, es asimismo el primer misterio de "habitación cerrada", en el que se reta al lector a explicar un enigma aparentemente insoluble y planteado en un ámbito muy concreto y delimitado. Los temas del cuento son dos esencialmente: la brutalidad ciega y su oponente dialéctico, el raciocinio, o, en un nivel metafórico, las tinieblas y la luz, y como en todo relato detectivesco que se precie, ésta al final saldrá triunfante.


EL MISTERIO DE MARIE ROGÊT.

El misterio de Marie Rogêt, se publicó por primera vez en la revista “Ladies Companion” en tres episodios: noviembre y diciembre de 1842, y febrero de 1843.

Es la segunda narración en la que aparece el detective Auguste Dupin. Está basada en la tragedia real de Mary Cecilia Rogers sucedida en Nueva York. En el relato la asesinada cambia su nombre al de Marie Rogêt y Poe convierte Nueva York en París. Mary Rogers era una atractiva vendedora de cigarrillos y su crimen nunca fue resuelto del todo, en el caso de Marie Rogêt, el personaje "ficticio", se sugiere que el asesino era un marinero, desechándose asimismo la especulación de la policía respecto de que Marie fuera víctima de una pandilla,  sin embargo, el mismo Poe evita anunciar que acaso haya resuelto el caso de la vida real aunque algunos contemporáneos suyos vieron en el relato precisamente eso, un intento de mayor notoriedad por parte del escritor norteamericano al buscar la solución del crimen de Mary Rogers.


LA CARTA ROBADA.

La carta robada, se publicó por primera vez en diciembre de 1844, en The Gift, y siendo más tarde reimpreso en numerosos periódicos y revistas. Es la última de las tres historias protagonizadas por el detective Auguste Dupin.

El Prefecto de la Policía de París encomienda al detective Dupin y a su amigo, el narrador, la misión de resolver el misterio de una carta robada de las habitaciones reales, cuyo contenido afectará a una persona encumbrada, en caso de divulgación.

El supuesto ladrón, es el ministro D. al que la propia víctima lo ha visto cometer el hecho. Dupin se niega a tomar el caso, dando consejos al Prefecto de cómo revisar la propiedad del ladrón, a efectos de hallar la carta en cuestión, ya que han sido infructuosas las cuantiosas búsquedas efectuadas.

Vuelve el Prefecto, derrotado, a la casa de Dupin, ya que continúan siendo inútiles todas sus investigaciones, ofreciéndole una recompensa por resolver el caso. Dupin acepta la recompensa, ya que la carta ya fue recuperada por el mismo Dupin.

El ingenioso detective partió de razonamientos lógicos para averiguar el escondite, y de un profundo análisis de la psicología del delincuente. No faltan los ingredientes de intriga, suspicacia, explicaciones del hilo conductor de sus razonamientos, para un desenlace simple pero diferente.

Poe escribió otro relato titulado “El escarabajo de oro” también de raciocinio pero no perteneciente al género policial sino al de aventuras.

Poe no solo creó el género, también creó al primer detective de ficción, que fue el protagonista de los relatos: Auguste Dupin.


EL PERSONAJE.

Chevalier Auguste Dupin, normalmente conocido como C. Auguste Dupin, es un detective de ficción creado por Edgar Allan Poe. Dupin hizo su primera aparición en Los crímenes de la calle Morgue (1841), considerado el primer relato policial. Vuelve a aparecer en El misterio de Marie Rogêt (1842) y en La carta robada (1844).

Dupin no es un detective profesional y sus motivaciones para resolver los misterios cambian a través de los tres relatos. Haciendo uso del raciocinio, Dupin combina su considerable intelecto y creatividad, incluso poniéndose a sí mismo en la mente del criminal. Estos talentos están tan desarrollados que parece leer la mente de su acompañante, el narrador anónimo de las tres historias.

Como un verdadero observador, presta especial atención en aquello que nadie nota, como la indecisión, impaciencia o una casual o involuntaria palabra. Dupin es retratado como una deshumanizada máquina de pensar, un hombre cuyo único interés es la lógica pura.

Dupin vive en París con su cercano amigo, el anónimo narrador de las historias. Los dos se conocieron por accidente mientras buscaban “el mismo raro y extraordinario libro” en una oscura librería de París. Dupin es aficionado a los enigmas, acertijos y jeroglíficos. Lleva el título de Chevalier, queriendo decir ello que pertenece a la Légion d'honneur.


INSPIRACIÓN.

Poe podría haber sacado el apellido “Dupin” de un personaje de una serie de historias publicadas en la Burton's Gentleman's Magazine en 1828 llamadas “Pasajes sin publicar en la Vida de Vidocq,  el Ministro Francés de la Policía”

El nombre también insinúa duping, engañar o engaño, una habilidad que Dupin alardea en “La carta robada”.

El género policial, sin embargo, no tenía precedentes y la palabra detective aún no era usada cuando Poe presentó a Dupin. El ejemplo más cercano en la ficción es Zadig de Voltaire (1748), en donde el personaje principal efectúa hazañas similares de análisis. Poe también sacó provecho del interés del momento por los hechos reales. Su uso de un orangután en “Los crímenes de la calle Morgue” fue inspirada por la reacción popular respecto a un orangután que había estado en exposición en el Masonic Hall en Filadelfia en Julio de 1839. En “El misterio de Marie Rogêt” se inspiró en una historia real que se había vuelto muy popular.

Edgar Allan Poe
Claves de la  novela