Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

La novela negra en Japón. Los autores.


La importancia de la novela negra japonesa reflejada como ya hemos dicho en una sólida base, su calado en la sociedad japonesa y la llegada a nuestro país de un buen número de autores y obras traducidas, a lo que ha contribuido especialmente la editorial Quaterni, merece la pena que profundicemos un poco más para conocerla mejor.

En Japón el género policíaco se engloba dentro de la literatura denominada “popular” y tiene diversas variantes o subgéneros perfectamente delimitados. Algunos de los más importantes son:

Nazotoki: puede considerarse similar a la novela policíaca británica clásica (la trama se plantea como un juego de lógica donde el policía o detective protagonista utiliza el razonamiento deductivo para descubrir al culpable).
Mado koirudo: la trama no se plantea como un juego de pistas, sino que tiene más elementos de acción y aventura.
Shyakai ha: la trama relata conflictos relacionados con las distintas clases sociales que existen en Japón.
Seishyun mono: se trata de una rama dedicada al público joven o adolescente. La acción suele tener lugar en colegios o universidades.
Existen además otras variantes, como la novela policíaca histórica, de humor, o la de viajes.

Las características principales de la novela japonesa son la sordidez de sus tramas; la frialdad que muestran el desafecto en las relaciones personales; el empleo de nuevas tecnologías junto a las tradiciones y costumbres del pueblo japonés; narraciones serenas y sosegadas, casi poéticas, alejada del ritmo trepidante de la novela occidental y llama también la atención, que en una sociedad eminentemente machista, sean los autores de sexo femenino los más valorados por crítica y público.


Pioneros.


OKAMOTO KIDÔ. 1872-1939.

Tokio. Su nombre era Keiji Okamoto. Su padre, samurái de bajo rango, perdió su posición tras la Reforma Meiji y encontró trabajo en la Delegación Británica. Obligó a su hijo a estudiar inglés desde edad temprana, por lo que el joven Kidô pronto pudo leer literatura occidental. Debido a la precaria situación económica familiar, se vio obligado a trabajar desde muy joven, lo que le impidió estudiar en la universidad y dedicarse a lo que siempre había soñado, convertirse en autor de obras teatrales de Kabuki. Se dedicó al periodismo, haciendo reseñas de estrenos teatrales y escribiendo artículos diversos y sirvió durante un breve tiempo como corresponsal en China durante la guerra chino-japonesa.

 Mientras trabajaba para el periódico Nichinichi, en 1908, escribió su primera obra Ishin Zengo para el actor Ichikawa Sadanji II y su grupo de Kabuki, que tuvo una gran repercusión y éxito de público. A esta le siguieron más de doscientas, algunas de las cuales alcanzaron gran fama y se siguen representando, incluso en la actualidad. Sus obras eran reconocidas por su exactitud histórica y su expresión poética.

Sin embargo, es más conocido por su serie de relatos sobre el detective Hanshichi. Según sus propias palabras, leyó por casualidad en 1916 una de las obras de Sir Arthur Conan Doyle sobre Sherlock Holmes y quedó tan impresionado que decidió escribir una serie de relatos sobre un sabueso japonés en la Era Edo.
Entre 1916 y 1939, se publicaron sus aventuras por entregas en una revista literaria y, más modernamente, han sido adaptadas al cine, manga y a la televisión.
Desde su aparición, las aventuras de este detective de la época feudal, conocido como el Sherlock Holmes nipón, han deleitado a muchas generaciones de japoneses.

Se ha reeditado recientemente en castellano por la editorial Quaterni, Hanshichi. Un detective en el Japón de los samuráis.

En 2014 tambien por Quaterni, Las nuevas aventuras de Hanshichi.


KYUSAKU YUMENO. 1889-1936.

Fukuoka, Japón. Escritor de misterio japonés cuyo verdadero nombre era Sugiyama Taido. Como sus historias, su vida fue extraña y cambiante, pasando por diversos oficios hasta que falleció de manera prematura a los 47 años a causa de una hemorragia cerebral.

Admirado por su oscura imaginación y por su talento para ir más allá de los límites establecidos para el género, comparado con Kafka y Poe.

Auténtico pionero, hasta ahora desconocido, pero rescatado por la editorial asturiana Satori en 2014 con la publicación de, El infierno de las chicas.


EDOGAWA RANPO. 1894-1965.

Está considerado como el padre de la literatura de misterio japonesa.

Su verdadero nombre era Hirai Taro, y su seudónimo es la pronunciación a la japonesa de Edgar Allan Poe, autor por el que sentía una profunda admiración.

Lo suyo fue el terror y el misterio, ofreciéndonos su particular interpretación de lo que por aquel entonces solía publicarse en las revistas pulp de serie negra, como Black Mask, por lo que, bien podríamos hablar de él como otro de los grandes maestros del género, más allá de la concepción americana que tenemos de la literatura pulp. Podría decirse que E. Ranpo fue el creador de un estilo propio... "un pulp oriental"; "un pulp japonés", y tenía también un detective protagonista, Kogoro Akechi.

Edogawa  nació en Narabi, prefectura de Mie, cuna de los muy conocidos Ninjas, guerreros de honor cuestionable, y duchos en el arte del asesinato, espionaje, sabotaje y guerra de guerrillas. Por esta razón, no nos podemos extrañar que al joven Hirai Taro le fascinaran las novelas detectivescas de Arthur Conan Doyle, padre del conocido Sherlock Holmes, y, por tanto, se alejara de los relatos de las tribulaciones de los honorables samuráis y de los tradicionales mitos y leyendas de su país. Desde pequeño su madre le leía novelas de detectives, por lo que pudiera ser que la atracción hacía estos derroteros fuera más bien una influencia maternal y no tanto ambiental. En todo caso, sus primeros escritos buceaban en la resolución lógica de un crimen, al estilo de Doyle. Relatos que, a pesar de la palpable influencia que ejercieron sobre él sus escritores occidentales predilectos, se alejaban de la lógica occidental, utilizando el autor elementos propios de su cultura para resolver los crímenes, notable diferencia respecto a los escritores japoneses de misterio que le precedieron. Por otro parte, la gran admiración por la obra de Edgar Allan Poe, autor que idolatraba profundamente, le llevó a introducir lo extraño y sobrenatural en su productivo universo del misterio, en consecuencia, la fórmula que le encumbró a la esfera de la élite literaria japonesa fue la coalición de su imaginación y el misterio a lo extraño y sobrenatural.

Todo comenzó en 1923, el año en el que la revista de corte juvenil Seinen Shin edita por primera vez un relato de Hirai Taro, La moneda de cobre de don sen, mostrando al lector su interés por los criptogramas y lo extraordinario. Lo llamativo de este relato son las herramientas utilizadas para resolver el misterio: un canto budista y el braille japonés. Estos elementos llaman tanto la atención de los críticos literarios como de los lectores. ¡Por fin!, debieron decir, al comprobar que un autor nacional creaba un mundo narrativo de misterio más cercano a su cotidiano mundo. En definitiva, se puede decir que aquel relato sepultó a Hari Taro, la persona, y encumbró a Edogawa Ranpo, el escritor.

Su producción narrativa fue frenética desde finales de la década de los 20 hasta principios de los 30 del siglo pasado. Una época de libertad de expresión en la que los autores japoneses crearon una literatura reivindicativa, exponiendo las duras condiciones de los trabajadores, los campesinos y las mujeres. Ranpo, naturalmente, sigue esta tendencia, y escribe sobre el velo de desprecio y soledad que aporta el honor y la gloria, sobre la no aceptación de los convencionalismos sociales, sobre el deseo de transformarse uno mismo…  Si, por otro lado,  nos centramos en la narrativa de misterio e imaginación de aquella década era exclusivamente influenciada por occidente, por lo que es obvio que, en los cuentos del autor, se advierta las huellas literarias de Poe, Doyle, Dostoievski, Stevenson o Wilde, entre otros. Además, en aquella época el ero-guru (erótico-grotesco) estaba en alza, evidentemente, el autor introdujo esta tendencia en sus obras. Su extraño y sobrenatural universo narrativo de misterio viró hacía historias mucho más eróticas, absurdas y grotescas. Este hecho, encumbró aún más su popularidad y le consagró como el autor más reconocido del momento. Años después, el autor recopilaría toda esta frenética producción en diversas antologías. Volúmenes que, sucesivamente, en su país natal, han sido reeditados con una gran aceptación por parte de los lectores.

Tras la Segunda Guerra Mundial, en 1948, Charles E. Tuttle, americano e hijo de una familia tradicionalmente vinculada al mundillo de la publicación literaria, funda en Tokio su propia casa editorial con la idea de crear un puente intelectual entre oriente y occidente. Tres años después, Edogawa Ranpo realiza una selección de sus cuentos escritos desde 1925 a 1930, y, junto a la Charles E. Tuttle Company, comienza un arduo trabajo de traducción para la difusión de su obra entre los países de habla inglesa. En 1956, se publica Japanese Tales of Mystery and Imagination, alcanzando gran notoriedad. Además, en occidente, la antología crea culto entre cierto público anglosajón, elevando al autor a mito de la literatura japonesa de misterio.

En nuestro país, naturalmente, sólo era conocido por un público minoritario: lectores bilingües, asiduos al género de misterio y de tendencias mitómanas. Sin embargo, en el 2006, cincuenta años después del lanzamiento de su antología en el mundo anglosajón, aparece su traducción al castellano, Relatos Japoneses de Misterio e Imaginación, en las estanterías de las librerías españolas y poco después la misma editorial,  Ediciones Jaguar, publica,  Moju: la bestia ciega y La lagartija negra y la bestia entre las sombras, de momento los únicos títulos en castellano que podemos disfrutar de este significado autor. De este modo, se consigue ampliar el reconocimiento del autor entre aficionados al género de misterio, amantes del relato corto y lectores eclécticos.

Creó la Asociación Japonesa de Escritores de Misterio, de la que llegaría a ser nombrado presidente honorífico.

Está enterrado en el cementerio de Tama, en la ciudad de Fuchū, habiendo legado unas magníficas obras y el premio literario llamado Premio Edogawa Ranpo (creado por él) a la mejor novela de misterio del año. También tuvo una gran influencia en el cine y en el manga.


YOKOMIZO SEISHI. 1902-1981

Autor dedicado a la literatura de misterio y detectivesca con un gran componente histórico. De gran popularidad en Japón, en donde se han vendido millones de novelas, varias llevadas al cine y en seriales.

Su personaje más conocido fue el detective privado Kosuke Kindaichi.

Solo conocemos una novela traducida al castellano, El clan Inugami, reeditada por Factoría de ideas en 2009.


SEICHO MATSUMOTO. 1909-1992.

Kotura. De origen humilde, no recibió una educación formal, desempeñando varios trabajos antes de entrar como publicitario en Asahi, uno de los periódicos más importantes de Japón. Tras la Segunda Guerra Mundial con más de cuarenta años comenzó su carrera literaria.

Su obra maestra del género negro, El expreso de Tokio, comenzó a publicarse por entregas en una revista japonesa desde 1957, su reedición en forma de libro lo convirtió en uno de los mayores best sellers de la posguerra japonesa. Es uno de los primeros autores japoneses en introducir la crítica social en sus obras y reflejar la realidad de la sociedad japonesa.

Autor muy prolífico con más de 450 trabajos entre novelas, relatos y ensayos por lo que se le ha conocido como el Simenón japonés.

Está publicada en España por Libros del asteroide en 2014.


FUTARO YAMADA. 1922 – 2001.

Seudónimo del escritor Yamada Seiya. Conocido tanto por sus novelas detectivescas como por sus aventuras de ninjas, muchas de ellas llevadas posteriormente al cine o adaptadas en forma de manga o anime. Futaro Yamada abandonó los estudios de medicina para dedicarse a la ficción detectivesca. Ha sido uno de los autores más populares de relato de misterio de Japón.

Tiene dos novelas traducidas y publicadas por Quaterni, Los ninjas de Koga y su código secreto y La leyenda de los ocho guerreros perro.


MASAKO TOGAWA. 1933.

Masako Togawa es la maestra indiscutible de la novela negra japonesa.

Nació en Tokio en 1933 y pasó su juventud en un país invadido por los norteamericanos, tras la derrota de la 2ª Guerra Mundial. Con estudios universitarios, tuvo que trabajar como administrativa y a los veintitrés años dejó ese trabajo para dedicarse a cantar en un night-club. En 1962 publicó su primera novela titulada  “La llave maestra”, que fue galardonada con el prestigioso premio Edogawa Ranpo. En 1963 apareció  Lady Killer, su segunda obra de ficción, que pronto se convirtió en un best-seller y consolidó la fama de la autora en su país y en el extranjero. Ha publicado también “Un beso de fuego” (1985) y Fukai shissoku (1995).

Masako Togawa es también conocida por sus muchos ensayos de sociología y por sus frecuentes apariciones en televisión. Con sus más de 80 años es una gran dama del arte, además de sus más de veinte novelas escritas, ha sido cantante (pueden verse sus clips en You Tube), guionista (creadora de Playgirls, un serial de televisión tipo Ángeles de Charlie sólo que seis años antes), actriz de cine, opinóloga social y dama extravagante (con su pelo multicolor).  

Se han traducido las  tres novelas citadas al castellano, que fueron editadas por Ediciones B. en la década de los ochenta y en 1991, y parece ser que no hay nuevas reediciones, se pueden adquirir en el mercado de segunda mano.


Los actuales.


NATSUO KIRINO. 1951.

Kanazawa. Fue una niña curiosa e imaginativa, la mediana de tres hermanos, criados en diferentes ciudades debido al trabajo de su padre que era arquitecto. A los catorce años, la familia se estableció en Tokio, donde Kirino reside desde entonces. Licenciada en Derecho, trabajó en diversos campos antes de comenzar a publicar.

Autora de éxito internacional,  ha publicado trece novelas y tres volúmenes de cuentos, y sus libros han sido traducidos a veintiocho idiomas. Ha sido galardonada con el premio más importante de novela negra de Japón, el Premio de Escritores de Misterio y con el Naoki, prestigioso galardón literario. En España se han publicado recientemente dos novelas Out y Grotesco por Planeta y Emece, y una tercera en 2013 por Duomo, Crónicas de una diosa, que pertenece mas al género fantástico que al negro.


RYU MURAKAMI. 1952.

Su nombre verdadero es Murakami Ryunosuke.

Nagasaki. Durante dieciocho años vivió a la sombra de la base naval americana de Sasebo. De joven tomó parte activa en las manifestaciones contra la presencia militar norteamericana. Ha sido batería de un grupo de rock y ha dirigido varias películas, entre ellas el largometraje de culto, Tokyo Decadence.

Es autor de más de treinta novelas y ha publicado numerosos artículos sobre la crisis económica de Japón. Su primera novela, Azul casi transparente (1976), ganó el Premio Gunzo de Nuevos Talentos y el Akutagawa, y superó el millón de ejemplares vendidos. Cinco de sus novelas están traducidas en Occidente con una acogida crítica excelente, especialmente en Estados Unidos y Gran Bretaña. Sopa de miso obtuvo el Yomiuri Literary Award en 1998, concedido por un jurado que presidió el Premio Nobel de Literatura Kenzaburo Oé. Las otras dos novelas que tiene publicadas en castellano son: Los chicos de las taquillas y Piercing, editadas por Escalera en 2010 y 2011.

Sus novelas suelen caracterizarse por la crudeza en las descripciones y la violencia de las situaciones narradas. Además, el hecho de haber vivido cerca de la base militar estadounidense, le permitió conocer en profundidad la cultura e idiosincrasia norteamericana, lo que se observa en algunas de sus obras, como por ejemplo en “Sopa de Miso”.

Debido a la coincidencia de apellidos con Haruki Murakami , en los ochenta sería frecuente que se hablara de los "dos Murakamis", aunque en realidad no son parientes ni comparten mucho en términos literarios.


LAURA JOHN ROWLAND. 1954.

Norteamericana de nacimiento, es descendiente de emigrantes chinos y coreanos. Se crió en Michigan, Estados Unidos, y estudió en la universidad del estado, donde se licenció en Microbiología y se especializó en Salud Pública. Vive en Nueva Orleans con su marido, Marty, y sus tres gatos. Con su estilo minucioso y rico en detalles, Rowland ha creado al memorable detective samurái Sano Ichiro, una especie de antepasado de Philip Marlowe y Sam Spade que, ataviado con su espada y su quimono, despliega todo su arte de investigador en el Japón hermético y misterioso del siglo XVII.

De la serie, que ha recibido el elogio unánime de la crítica especializada, Salamandra ha publicado en España siete novelas en esta década, la primera, El tatuaje de la concubina, y la última publicada, Shinju, el amor prohibido.


KEIGO HIGASHINO. 1958.

Osaka. Hijo de un relojero, trabajó como ingeniero en una empresa de componentes de automóviles, durante tres años escribió por las noches y los fines de semana hasta que se dedicó plenamente a la escritura. Vive en Tokio.

En sus libros critica asuntos como la cultura del trabajo o la energía nuclear. “Quiero que la gente lea mis libros para comprender como piensan, aman y odian los japoneses”, declaró a The Wall Street Journal. Sus novelas son bien aceptadas en Asia y el escritor ya había publicado en inglés, Naoko (2004), pero pasó sin pena ni gloria. En cambio, con La devoción del señor X y La salvación de una santa (Ediciones B), ha dado el gran salto al mercado occidental. Ha escrito  13 libros, con más de cinco millones de ejemplares vendidos.


MIYUKI MIYABE. 1960.

Tokio. Ha escrito más de 40 novelas, en las que ha tocado casi todos los géneros: ciencia ficción, intriga, novela histórica, fantasía y ficción juvenil.

Sus libros han sido traducidos a más de 11 idiomas y 15 de ellos han sido convertidos en películas  en su país, siendo éxitos de taquilla.

De momento, en España se han publicado cuatro novelas por la editorial Quaterni, La sombra de Kasha, Fuego cruzado, RPG. Juego de rol y El susurro del diablo.


NATSUHIKO KYOGOKU. 1963.

Otaru (Hokkaido). Su pasión por la historia, la intriga y lo sobrenatural le han convertido en el heredero directo de Kido Okamoto y con su novela debut, El verano de la ubume, se confirmó como uno de los mejores exponentes de la literatura japonesa actual que huye de géneros concretos y conjuga de forma inimitable lo mejor de la novela policiaca, el cuento popular, el folclore y el thriller. Mejor escritor de Misterio de Japón 1996 Premio Shugoro Yamamoto 2003 Premio Naoki 2004 Premio Renzaburo Shibata 2011.

Está publicada en castellano por Quaterni en 2014.


SUJATA MASSEY. 1964.

Tenemos otra autora como Donna Leon. De madre alemana y padre indio, nació en Inglaterra pero creció en Estados Unidos en donde estudió periodismo.

En 1991 se mudó a Japón en donde trabajó dando clases de inglés mientras escribía su primera novela que publicó a su vuelta a EEUU en 1995.

Desde entonces ha publicado siete novelas más, normalmente ambientadas en entornos orientales y dentro del género de misterio e intriga. Una está publicada en castellano, Muerte en la casa de baños, por la editorial Nausicaa.


MITSUYO KAKUTA. 1967.

Yokohama. Es una de las autoras más aclamadas en Japón. Ha alcanzado el aplauso de los lectores y de la crítica con novelas como La cigarra del último día, vendió más de un millón de ejemplares en Japón, publicada en español por Galaxia Gutenberg en 2014. En ella ahonda con saña en las facetas más siniestras de la condición humana. Estuvo presente en el festival Getafe Negro.


FUMINORI NAKAMURA. 1977.

Tokai. Se graduó en la Universidad de Fukushima en 2000. 
En 2002, ganó el prestigioso premio literario Shincho para nuevos escritores por su primera novela, Jū, y en 2005 ganó el premio Akutagawa por, Tsuchi no naka no kodomo. 
En 2010, El ladrón, su única obra traducida al español, ganó el premio Kenzaburo Oe, uno de los principales premios literarios de Japón. 
Con su enfoque frecuente en los personajes que nacieron o fueron empujados a la pobreza, Nakamura proyecta una luz intensa sobre los aspectos, a menudo pasados ​​por alto, del Japón contemporáneo.

El ladrón está publicado por Quaterni en 2013.


SHUICHI YOSHIDA. 1968.

Nagasaki. Estudió Ciencias Empresariales en la Universidad de Hosei. En 1997 ganó el premio Bungakukai para nuevos escritores por su primera novela y en 2002 el premio Akutagawa y el premio Yamamoto Shugoro por las dos siguientes. Con “El hombre que quiso matarme”, de la que existe versión cinematográfica, ganó el premio Osaragi Jiro y el Mainichi Publishing Culture en 2007, y se ha dado a conocer internacionalmente.

En España está publicada por Destino en 2012.

Lógicamente existen más autores y muy considerados por los lectores japoneses pero que en la actualidad no han sido traducidos al castellano. Cito algunos en espera que la editorial Quaterni u otra, tienda sus redes para acercarlos al público español: Shinichi Hoshi (1926-1997), Kyotaro Nishimura (1948), Jiro Akagawa (1948), Soji Shimada (1948) y Hase Seishu (1965).


El manga japonés.


Manga es el nombre de las historietas japonesas, cómic en España.

Fenómeno editorial, hasta un 38% de las publicaciones japonesas a finales de los ochenta eran mangas, y de gran popularidad que han traspasado fronteras.

Y si hago referencia al manga es para tomar nota de dos autores que, en cierta manera, tienen relación con el tema de este trabajo.


GOSHO AOYAMA.

Nacido en 1963 es uno de los mangakas (dibujante de mangas) japonés más conocido por su famosa obra del Detective Conan, que se publica desde 1994 y se transmite desde 1996, siendo el segundo manga más vendido de la historia. Y continúa.

La historia se centra en Shinichi Kudo, un famoso joven detective que es envenenado por unos hombres vestidos de negro, pero en vez de morir encoge hasta tomar el aspecto de un niño. Tras esto, Shinichi, decide cambiarse el nombre por Conan Edogawa para proteger a los suyos, obtener suficientes pruebas para detener a la organización y encontrar una cura para volver a su tamaño normal.

En el año 1998 la editorial Planeta comenzó a publicar la serie, parando en el 2000 tras trece tomos publicados y a partir del 2004 tras el relanzamiento de la serie en castellano, la editorial continuó la publicación en el Volumen 2, dejando para el Volumen 1 las anteriormente publicadas.


YUTAKA TANI. 1965.

Es conocido por hacer la novelización del Detective Conan creado por Aoyama.

Introducción
China