Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Introducción.

Ya dije al comienzo de este Estudio, allá por el verano del 2008, que mi mochila estaba casi vacía cuando comencé este viaje, era un perfecto novato, y aunque lo sigo siendo, seis años después, tengo que reconocer que la mochila poco a poco se ha ido llenando de libros, y en sus lomos sobresalen nombres que brillan con luz propia y van iluminando este complicado viaje que he emprendido: González Ledesma, Vázquez Montalbán, Juan Madrid, Eduardo Mendoza, Andreu Martín, Pedrolo, Bartlett, García Pavón, Moix-Sorel y muchos más, y Güelbenzu, Silva, Villar, Tristante, Dolores Redondo y Rosa Ribas y muchos más, y me da la impresión que los españoles llevamos una novela negra dentro de nosotros y muchos se han atrevido a escribirla.

Y ahora, pongamos un poco de orden y veamos cómo ha evolucionado la novela negra española.

En primer lugar un pequeño recuerdo fuera de nuestras fronteras.

Ya hemos visto a lo largo de los capítulos anteriores, que la novela policial y negra tiene sus puntos de creación más o menos claros fuera de nuestras fronteras: Allan Poe con su detective Auguste Dupin por el 1840 en Estados Unidos y con su relato “Los crímenes de la calle Morgue” se le puede considerar el padre de la novela policial, y en los años 20 del siglo pasado se publica por primera vez en los pulp americanos los primeros relatos de novela negra con Dashiell Hammet, Chandler y otros.

También tenemos más o menos claros los condicionantes históricos, sociales y culturales de la época. Estamos con Poe en plena Revolución industrial, creación de los cuerpos policiales para defender los intereses que va creando esa revolución, los intereses de las clases pudientes, claro, el desarrollo de las grandes urbes, preferible campo de batalla del género, y en el caso de los escritores de novela negra nos encontramos dentro de una sociedad entre guerras, con gente desencantada, corrupción policial, política y administrativa, las mafias y los detectives, héroes solitarios y casi románticos que se van a enfrentar contra todos ellos.

Y en el campo de las propias tramas de las novelas, a la investigación deductiva (detección) de los crímenes en la novela policial detectivesca, a la que la novela negra añade un dato más y diferenciador con el resto, que es la crítica social.

Entramos ya en nuestra casa: España, es diferente.

Con estos datos escuetos llevados a nuestro querido país, España, vemos que estos condicionantes no existen. España no es que sea diferente, ni los españoles, pero sí las riendas que la han sometido siempre: monarquía, religión Católica, regímenes militares, que han apelado siempre a un pasado glorioso que se difuminó en el 1898  y la han sometido de tal manera que ha sido imposible cualquier conato de revolución y las aperturas a cualquier avance han sido solo ligeros efluvios para atrevidos.

Así las cosas nos encontramos con una revolución industrial muy tardía y llevada solo a algunas zonas privilegiadas, las ciudades no acaban de despegar y la mayor parte de la población es  rural y con escasa alfabetización, y cuando los avances podían llegar aunque lentamente, una Guerra Civil y una Dictadura férrea acabaron con ellos y así durante 40 años.

Pero los españoles siguieron en la brecha y a pesar de los exilios, cárceles y lo peor para la expresión literaria como fue la censura se pudo ver algún indicio de publicación sobre el género que estamos estudiando.

España
Antecedentes Históricos