Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Claves de la novela policial detectivesca. La novela problema.


En los relatos de Poe se van a destacar los rasgos propios y las claves que van a formar la base argumental de la recién creada novela policial y detectivesca.

La primera de todas es el problema, un misterio irresoluble, casi siempre un crimen,  aparentemente perfecto, muchas veces en una habitación cerrada aunque puede haber distintas variantes.

La segunda es la aparición de un sospechoso o varios, falsamente acusados.

La tercera es la presencia de un cuerpo policial incompetente para hallar la solución al problema.

La cuarta es la presencia de un narrador coprotagonista, amigo del detective, a quien ayuda en sus labores de investigación.

Y la quinta es la presencia de un detective privado que a través de sus poderes de observación y de su razonamiento va a resolver de un modo racional el problema.

El juego intelectual va a estar por encima de cualquier otra consideración. Predomina la razón frente a la acción.

Estas claves forman la fórmula básica del nuevo género que posteriormente será ampliada y renovada por los numerosos seguidores, escritores del mismo género, que formularán decálogos y normas más rígidas, como los británicos del London Detection Club.

En cualquier caso y aunque esta fórmula continuará durante mucho tiempo, se irá debilitando poco a poco, dando paso a otras variantes del género, sobre todo a principios de los años veinte, cuando se transgredirán todas estas normas y la razón deje paso a la acción.


INFLUENCIA E IMPORTANCIA LITERARIA DE ALLAN POE.

Allan Poe fue uno de los primeros autores estadounidenses del siglo XIX en llegar a ser más popular en Europa que en su país. El respeto que se le tiene en Francia es debido principalmente a las tempranas traducciones de su obra por parte de Charles Baudelaire, traducciones que pronto fueron consideradas definitivas en toda Europa. Sin duda que tanto su poesía como sus cuentos góticos han sido fuente de inspiración de numerosos poetas y narradores europeos.

En España y en el mundo hispano fueron Borges, pero sobre todo Julio Cortázar, traductor de su obra y gran estudioso de ella, los que acercaron el autor al lector español y latinoamericano, y es indudable la aceptación e influencia que ha tenido por las constantes reediciones que se han hecho de su obra y que hoy en día siguen poblando las estanterías de todas las librerías españolas.

Por lo que respecta a su obra policial, la influencia de Poe en todos los autores de novela policial posteriores es indudable.

Dupin es generalmente reconocido como el primer detective de ficción. El personaje sirvió como prototipo para muchos otros que fueron creados más tarde, incluyendo a Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle y Hércules Poirot de Agatha Christie. Doyle una vez dijo: “Cada uno, de los relatos policiales de Poe, es una raíz de donde se ha desarrollado una literatura completa... ¿dónde estaban las historias de detectives hasta que Poe sopló sobre ellas el aliento de la vida?”

Muchos tropos que luego llegarían a ser corrientes en las novelas policiales aparecieron primero en los relatos de Poe: el excéntrico pero brillante detective, el policía incompetente, la narración en primera persona por un amigo cercano. Dupin también inicia el mecanismo de narración donde el detective anuncia su solución y luego explica el razonamiento que lo condujo a ello. Al igual que Sherlock Holmes, Dupin usa su considerable destreza y observación para resolver crímenes. Poe también representa a la policía de una manera incompasiva como una especie de antítesis del detective.

El personaje ayudó a establecer el género policial, distinto del de misterio, con especial énfasis en el análisis y no al sistema de intento y error. Brander Matthews decía que “el verdadero cuento policial como lo concibió Poe no se basa en el misterio en sí, sino más bien en los sucesivos pasos que permiten al observador analítico resolver el problema que podrían ser desechados por cualquier ser humano”. De hecho, en las tres historias protagonizadas por Dupin, Poe creó tres tipos de cuentos policiales, los cuales establecieron un modelo para todas las futuras historias: el físico ("Los crímenes de la calle Morgue"), el mental ("El misterio de Marie Rogêt"), y una versión equilibrada de ambas ("La carta robada").

Fiodor Dostoyevski calificó a Poe como un “enormemente talentoso escritor”, y criticó favorablemente sus cuentos. El personaje Porfiry Petrovich de la novela de Dostoyevski, Los hermanos Karamázov, posee características muy similares a las de Dupin.


OTROS ESCRITORES.

En la primera historia de Holmes, “Estudio en escarlata” (1887), el Doctor Watson compara a Holmes con Dupin, a lo que este responde: "no hay duda de que crees que estás halagándome... En mi opinión, Dupin era un tipo bastante inferior”, a pesar del hecho de que este detective está claramente inspirado en el otro.

Dupin aparece luego en una serie de siete historias en la revista del misterio de Ellery Queen (Ellery Queen's Mystery Magazine) de Michael Harrison en la década de 1960. Las historias fueron reunidas por la editorial Mycroft & Moran como Las hazañas de Chevalier Dupin (The Exploits of Chevalier Dupin). Las historias incluyen “El tesoro desaparecido” (The Vanished Treasure) de mayo de 1965 y “Los fuegos de la Rue St. Honoré” (The Fires in the Rue St. Honoré) de enero de 1967.

Dupin también tuvo un impacto considerable en el personaje Hercules Poirot de Agatha Christie, presentado por primera vez en El misterioso caso de Styles (1920). Después en la vida ficcional del detective, Poirot escribe un libro sobre Edgar Allan Poe en la novela “La tercera muchacha” (1966).

"El hombre que fue Poe", una novela juvenil de Edward Irving Wortis, presenta a Dupin haciéndose amigo de un muchacho llamado Edmund. Los dos resuelven misterios en Providencia, Rhode Island. Después se revela que Dupin es en realidad Poe mismo.

El novelista George Egon Hatvary usa a Dupin en su novela El asesinato de Edgar Allan Poe (1997) como detective y narrador. En la novela, Dupin viaja por los Estados Unidos para investigar las circunstancias de la misteriosa muerte de Poe en 1849. Según la historia, Dupin y Poe se hicieron amigos cuando Poe se quedó en París alrededor de 1829, y fue Poe el que acompañó a Dupin en los tres casos sobre los cuales luego escribió. Hatvary escribe que Dupin tiene un gran parecido con Poe, al punto que mucha gente los confunde a los dos a primera vista.

Dupin aparece como invitado en el cómic de Alan Moore, The League of Extraordinary Gentlemen (1999), ayudando a localizar y someter al monstruoso Mr Hyde (quien está viviendo recientemente en París luego de fingir su muerte descrita en El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde).

La búsqueda del “Dupin verdadero” es el centro de la novela “La sombra de Poe” (The Poe Shadow) de Matthew Pearl, escrita en 2006.

Dupin hace una aparición, junto a Poe mismo, en la novela de 2007 “Edgar Allan Poe en Marte” (Edgar Allan Poe on Mars) de Jean-Marc Lofficier y Randy Lofficier.

La asociación Mystery Writers of America ha denominado en su memoria sus más importantes galardones: los Edgars.

Obra policial
Escritores XIX