Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

La novela negra en Argentina.


Introducción.

Cuando en 1976, los españoles estábamos saliendo de los últimos rescoldos de la Dictadura en busca de la ansiada Democracia, nos llegaban las terribles noticias e imágenes del golpe de estado en Argentina y la instalación de una de las dictaduras militares más sangrientas vividas en esa nación. Y sabemos las consecuencias de esa situación, terrorismo de Estado, violación de los derechos humanos y pérdida de libertades y sabemos también que muchos intelectuales y entre ellos los escritores son objetivo preferente, ante lo cual solo caben tres posibilidades, aceptar las nuevas reglas del juego, ponerse en contra con el consiguiente riesgo de perder la vida o el exilio.

Pero recordemos también que a lo largo del siglo XX, Argentina sufrió cinco Dictaduras Militares, siendo la primera en 1930 del general Uriburu.

En Diciembre de 1983 Raúl Alfonsín fue proclamado Presidente de Argentina por sufragio universal y así siguen en una situación estable, ya vale.

Dicho esto, vemos que el clima en donde se va a desarrollar la literatura argentina del último siglo no fue nada fácil, pero se desarrolló y también la novela policial a la que nos vamos a dedicar  a partir de ahora.

La literatura policial Argentina.

La literatura policial argentina puede presumir de tener la primera novela policial escrita en castellano, fue en 1877, la novela se titula La huella del crimen y el autor Raúl Waleis. Hay un antecedente en castellano publicado en 1850, que es El clavo de Pedro Antonio de Alarcón, pero es un relato corto.

Llama la atención que La huella del crimen estuvo olvidada o perdida en alguna librería pues no fue reeditada hasta el año 2009 por la editorial argentina Adriana Hidalgo. Más de 130 años de olvido son muchos para una novela considerada el primer policial argentino.

El policial comienza en la Argentina con los textos de Borges, Bioy y demás representantes del grupo Sur, y alcanza una gran difusión y un enorme auge en los años cuarenta y cincuenta.

Al comienzo de la década de los treinta, Victoria Ocampo decidió crear una revista literaria. A instancias del filósofo José Ortega y Gasset, la revista se llamó Sur. Con el tiempo, alrededor de la revista se fue conformando un pequeño grupo de personas que permaneció unido durante muchos años y que compartía una particular actitud hacia el mundo y hacia la literatura. El grupo Sur ayudó a trazar el curso de las letras argentinas durante el siglo XX

El grupo inicial que formó Sur estuvo integrado por el círculo de amigos íntimos de Victoria: su hermana Silvina, Adolfo Bioy Casares, Oliverio Girando, Eduardo Mallea y Jorge Luis Borges, entre otros. Sin duda alguna, la figura de Borges desempeñó un papel central en el grupo. Era el principal colaborador de Victoria en la dirección de la revista. Borges y Bioy se conocieron en Sur. La revista les dio la oportunidad de verse casi a diario y de colaborar en algunas empresas literarias, dando rienda suelta a su interés por el género policial al dirigir una colección de novelas que se llamó El séptimo círculo.

En la década de 1950 puede notarse la preparación de un cambio de rumbo hacia la novela negra o dura, que se acentúa en la de 1960, hasta la llegada de la dictadura en 1976, que, previsiblemente, trae aparejada una merma significativa de las producciones (aunque existan grandes logros como "Un error de Ludueña", de Elvio E. Gandolfo, o Últimos días de la víctima, de José Pablo Feinmann).
Al término de la dictadura, el género prosperó nuevamente con una multiplicidad de textos innovadores (Jorge Manzur, Juan Sasturain, Guillermo Saccomano, Héctor Tizón, Vlady Kociancich, Angélica Gorodischer, Juan José Saer, Tomás Eloy Martínez, Guillermo Martínez, Pablo De Santis).
Una constante en la novela policial argentina y en casi todo el policial latinoamericano es que está cultivado en muchos casos por los escritores más reputados y de mayor éxito, que abren un hueco en el resto de su obra para dedicarse a este género, que sin duda les gusta e interesa y por otra parte lo avalan ante las retraídas mentes que siempre han pensado que es una literatura menor.


Los pioneros. Siglo XIX.


RAUL WALEIS. 1845-1911.

Se puede decir que es el padre de la novela policial en Argentina y en castellano.

Raúl Waleis, es el nombre de pluma del escritor y jurista argentino Luis V. Varela, considerado uno de los representantes destacados de la Generación del 80 e iniciador de la novela policial en castellano. En este género, siguió las huellas del folletín policial francés.

Nació en Montevideo, pues su familia había huido exiliada a Uruguay. Regresó a Argentina luego de la caída de Rosas y estudió leyes en la Universidad de Córdoba. Pronto comenzó a publicar artículos en La Tribuna, diario de sus hermanos Héctor y Mariano, se volcó en la política y ejerció diversos cargos públicos: presidente de la Corte Suprema de Justicia de Buenos Aires, diputado constituyente, etc. Su obra literaria comprende la lírica, la dramática y la narrativa.

La huella del crimen, es la primera novela policial en lengua castellana. Fue publicada por primera vez por entregas, como folletín, en el diario La Tribuna entre julio y agosto de1877 y fue editada como libro ese mismo año, y desde entonces ha permanecido oculta.

En el célebre Bois de Boulogne, París, ciudad donde son hallados los primeros cadáveres de la literatura policial (Poe, Gaboriau),  aparece el cuerpo de una persona joven de la nobleza parisina, degollada con un cuchillo de cocina. Ese crimen conmueve a la sociedad francesa, que será aún más sacudida por la resolución del misterio. Andrés L’Archiduc, el primer detective de la literatura en castellano, descendiente de Lecoq y de Dupin, y antecesor de Sherlock Holmes, dilucida este asesinato a partir de sutiles deducciones, y persiguiendo rastros y testigos por Lyon, Marsella y Aviñón.

Tiene una secuela titulada, Clemencia,  con el mismo protagonista y publicada por la misma editorial Argentina, Adriana Hidalgo en 2012.

Además de Waleis hay cuatro autores argentinos que se pueden considerar pioneros del policial de este país. Tan solo haré una breve reseña para conocerlos, entre otras cosas porque su obra es muy difícil de conseguir.

Eduardo Ladislao Holmberg.

Buenos Aires, 1852-1937.Médico,naturalista y escritor argentino. Fue el fundador del género de la ciencia ficción en el país, con la novela El viaje maravilloso del señor Nic-Nac, en 1875. Fundó también fundador del género policial en Argentina con su célebre, La bolsa de huesos, y tradujo al español los Papeles póstumos del club Pickwick, de Charles Dickens, por quien sentía gran admiración. 

Eduardo Gutiérrez.

1851-1889. Fue un escritor argentino que se destacó por sus obras de contenido histórico costumbrista y gauchesco.

Su novela más importante fue, Juan Moreira, escrita en el año 1880. Es una clásica novela gauchesca, publicada como folletín entre noviembre de 1879 y enero de 1880 en el diario La Patria Argentina, está inspirada en una crónica policial real protagonizada por el legendario gaucho bonaerense Juan Moreira, quien fue muerto por la policía en 1874. Se trata de uno de los textos más importantes de la literatura argentina y del romanticismo hispanoamericano.

Carlos Olivera.

1858-1910. Fue un estudioso y admirador de la obra de Poe.

Paul-François Groussac

Nacido en Toulouse en 1848-1929. Fue un escritor, historiador, crítico literario y bibliotecario Franco-Argentino. Su cuento "La pesquisa" del año 1884, que luego volvió a publicar en La Biblioteca, es considerado el primer cuento policial argentino.



Los inicios.

Comienzos del siglo XX.


LEONARDO LUIS CASTELLANI. 1899-1981.

Reconquista, provincia de Santa Fe. Sacerdote católico argentino, escritor y periodista. Escribió ensayos de temática religiosa, filosófica y socio-política, novelas, cuentos y poesía.

Entre su obra literaria cabe destacar un policial, Las 9 muertes del Padre Metri, una especie de Chesterton-Brown a la argentina, en donde relata en cuentos cortos, las andanzas aventureras y detectivescas de este padre franciscano singular.



JORGE LUIS BORGES. 1899-1986.

Nació en Buenos Aires y murió en Ginebra. Es una de las grandes figuras mundiales de la literatura y el pensamiento del siglo XX. Maestro indiscutible en el mundo de la poesía, el ensayo y la narrativa.

Pero aquí nos vamos a quedar con la aportación que Borges ha hecho al género policial, que no es poca.  Borges se dedicó de varias maneras a la difusión del género policial: escribiendo críticas y reseñas, dirigiendo colecciones dedicadas a la publicación de este tipo de textos y, por supuesto, escribiendo él mismo relatos policiacos.  

En varias ocasiones, Borges reconoce la deuda que, como lector y como escritor, tiene con el “genuino” relato policial, el de tradición anglosajona, y con algunos autores, sobre todo con Poe y Chesterton, a quienes atribuye la consolidación de rigurosas y eficaces normas del género. Pero lo primero que hay que resaltar es, que la figura de Borges, en cuanto a lo policial va a ir unida siempre a otro autor y amigo Adolfo Bioy Casares.

Juntos escribieron una serie de relatos con el seudónimo de Honorio Bustos Domecq, y protagonizados por Isidro Parodi, un genio que desvela los más enrevesados enigmas desde una celda de la cárcel donde cumple condena.

Juntos,  tradujeron, editaron e hicieron la recopilación de autores de una antología titulada, Los mejores cuentos policiales, publicada en dos volúmenes. Los autores elegidos para la primera entrega fueron: Wilkie Collins, Hylton Cleaver, G.K. Chesterton, Agatha Christie, William Irish, Ellery Queen, Eden Phillpotts, Graham Greene, Jhon Dickson Carr, Michael Innes, Harry Kemelman, William Faulkner, Manuel Peyrou y los propios compiladores (bajo el pseudónimo de H. Bustos Domecq).

Y en la segunda entrega: Ryunosuke  Akutagawa, Anthony Berkeley, G.K. Chesterton, Arthur Conan Doyle,  Nathaniel Hawthorne, Milward Kennedy,  Jack London, Silvina Ocampo, Adolfo Pérez Zelaschi, Manuel Peyrou, Eden Phillpotts, Edgar Allan Poe, Ellery Queen y R.L. Stevenson.  
Seis problemas para Isidro Parodi está reeditada por Alianza editorial en el 2000.


EL SÉPTIMO CÍRCULO.

Unas notas aclaratorias:

Como he hecho alguna otra vez en este Trabajo, quiero hacer un apartado en las publicaciones o editoriales que son o han sido referencia en el mundo de la novela negra y policial. Y así lo he hecho en EEUU con la revista pulp Black Mask, revista en donde nació la novela negra norteamericana, así lo he hecho en Francia con la Serie Noire de la Editorial Gallimard, y así lo quiero hacer con la Colección El Séptimo Círculo de indudable importancia para los amantes del policial en el mundo de habla castellana. Y de no menos importancia para este trabajo bibliográfico en cuanto a los autores anglosajones, que son la mayoría de la Colección, y lo explico.

Desde el primer momento dije que este trabajo consistía en reflejar los autores y las obras que estén traducidas al castellano, o al español, me da igual, en todo el mundo. Y que esa obra pudiera adquirirse en los medios de adquisición actuales, que son muchos, entre librerías de actualidad, de viejo y en las digitales, que para eso están.

Al hacer las reseñas de los autores anglosajones, sobre todo los más antiguos, que son mayoritarios en la Colección, me he basado sobre todo en aquéllos que han sido publicados en las editoriales españolas de la época, Bruguera, Molino, G.P. y tantas otras de los años 50, 60 y 70 que se merecen un entrañable homenaje, y por supuesto en los que han sido reeditados recientemente. Veamos un par de ejemplos para aclarar este tema.

El británico James Hadley Chase, que consta en este trabajo, tiene títulos en Emece argentina de la Colección, otros en editoriales españoles, y otros publicados recientemente en RBA, Serie Negra. En el caso de la norteamericana Vera Caspary, casi toda su obra está en la Colección, pero tiene un título publicado por RBA, Laura, y por eso consta en el trabajo.

Siguiendo estas pautas he dejado en el tintero a varios o muchos autores que tan solo se han publicado en la Colección Séptimo Círculo, y aunque reúnen los requisitos de este trabajo he preferido dejarlos en defensa propia. El listado siempre estará ahí, es inamovible, y me consta que los títulos están en las librerías de viejo y digitales, al precio que sea, esperando a coleccionistas o locos de este género, a los que me añado gustosamente.

Y ahora veamos un poco las entrañas de esta Colección El Séptimo Círculo, de la mano del escritor argentino Pablo de Santis, autor entre otras, de El enigma de París.

En febrero de 1945 nació El Séptimo Círculo, la colección dirigida por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. El título evoca el anillo del infierno que Dante reservó a los violentos.

Fueron un total de 366 volúmenes, publicados entre 1945 y 1983, con unas ilustraciones geométricas características en las cubiertas, obra de José Bonomi, así como el logo de la publicación, un caballo de ajedrez. Ambos, diseño de portada y logo fueron parte del éxito de la colección, según palabras de Bioy Casares.

Borges y Casares se ocuparon de los primeros 139 títulos. Luego, a mediados de los cincuenta, la selección quedó en manos del editor Carlos V. Frías. Parece ser que dejaron la serie por impagos, aunque los dos siguieron publicando en Emecé y sus nombres en cada ejemplar de la colección.

De esta colección hay tres ediciones: la de Emecé, la de Alianza-Emecé y una más reciente del diario La Nación de Buenos Aires, Argentina, compuesta de 8 libros
Desde el volumen inicial de su catálogo, El Séptimo Círculo fue un éxito, y durante muchos años las tiradas se mantendrían alrededor de los 14.000 ejemplares. Borges contaría, sin embargo, que le había costado convencer a la editorial de las ventajas de la colección, por la ausencia de prestigio del género. Con el tiempo, los libros de la serie, agotados, se convirtieron en tesoros de las librerías de viejo.

La Colección El Séptimo Círculo  estuvo destinada desde un principio al policial clásico inglés. El primer título fue La bestia debe morir, de Nicholas Blake, en traducción de Juan Rodolfo Wilcock y el último fue Los intimidadores, de Donald Hamilton.

Sin embargo hay curiosas intromisiones. No sólo aparecen algunos títulos del policial negro, James Cain, Ross Macdonald, John D. Macdonald y James Hadley Chase, algunos publicados en los primeros años de la colección, sino también ciertos libros que trabajan en los bordes de la literatura fantástica. Entre estos están El caso de las trompetas celestiales, de Michael Burt y la magistral El maestro del juicio final, de Leo Perutz, cuyas soluciones violan las normas que Borges le exigía al género.

Borges y Bioy Casares solían consultar las páginas del Times Literary Supplement para guiarse por el laberinto del género policial en una época en que se publicaban varios títulos cada semana; luego encargaban en una librería las novelas que juzgaban prometedoras.

“Borges me dijo un día que cuando la gente de Emecé se enterara de que el Times Literary Supplement traía una sección con las novedades del género policial, nos echarían a la calle”, recordó el autor de La invención de Morel.

Entre los pocos libros de autores nacionales, argentinos, hay dos clásicos: Los que aman, odian (n° 31), de Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo, y El estruendo de las rosas (n° 48), de Manuel Peyrou. Los otros autores cercanos son Enrique Amorim (uruguayo radicado en Buenos Aires), María Angélica Bosco (que desarrolló casi toda su literatura dentro del género), Eduardo Morera, Alejandro Ruiz Guiñazú y Roger Pla. Estos tres últimos firmaron con seudónimo (Max Duplan, Alexander Rice Guiness y Roger Ivness, respectivamente), lo que revela la desconfianza que todavía provocaba el policial.

Se suele oponer El Séptimo Círculo a la novela negra. Pero el verdadero enemigo conceptual para Borges y Bioy no era el policial norteamericano, sino el francés. Por ese entonces, la editorial Tor publicaba en ediciones económicas de portadas y páginas amarillas títulos de los autores de habla francesa Gastón Leroux, Maurice Leblanc y Georges Simenon (al que Borges tampoco valoraba), junto con otros autores como Edgar Wallace y S. S. Van Dine (a quien Borges detestaba especialmente). La colección de Tor, tapas chillonas, traducciones a menudo deficientes, no era la estrategia más adecuada para la revalorización que pretendían Borges y Bioy.

Desde los años treinta, Borges venía publicando notas sobre el género. Pero El Séptimo Círculo estaba lejos de ser la puesta en práctica de los criterios expresados en aquellas notas. Se sabe que Borges prefería el cuento a la novela. "Toda novela policial que no es un mero caos consta de un problema simplísimo, cuya perfecta exposición oral cabe en cinco minutos, pero que el novelista -perversamente- demora hasta que pasan trescientas páginas." Pero la lucha por el dominio de una estética u otra dentro del género policial se daba sólo en el campo de la novela. ¿Qué posibilidades de triunfar hubiera tenido una colección que sólo incluyera cuentos? Para eso estaban las antologías, de las que también se ocuparon Borges y Bioy, no las colecciones.

Los 366 volúmenes de El Séptimo Círculo dejaron afuera los relatos favoritos de Borges: los de Gilbert K. Chesterton. Esta ausencia se debió seguramente a problemas de derechos. Borges reparó la omisión en su Biblioteca Personal (allí apareció una selección de relatos del padre Brown: La cruz azul y otros cuentos). Tampoco aparece Agatha Christie, tan solo en la novela colectiva, El Almirante flotante.

Con la llegada del editor Carlos V. Frías las cosas fueron cambiando. Aunque los 139 primeros números son los más alabados, y a menudo en las librerías de viejo los venden un poco más caros que los siguientes, no hay que desmerecer el resto de la colección. Los criterios para elegir el material fueron cada vez más amplios en cuanto a temática, pero se mantuvo la exigencia de calidad. A la etapa final, a pesar de las tristes portadas y la traducción ilegible, se deben sorpresas y descubrimientos como Kyril Bofiglioli, autor de dos de las más extrañas, hilarantes y amorales novelas que puedan concebirse: No me apuntes con eso y Detrás, con un revólver .

En su inteligente y definitiva colección de ensayos sobre narrativa policial Asesinos de papel (Colihue 1996), que resume más de veinte años de trabajo sobre el género, Jorge Lafforgue y Jorge B. Rivera hacen una detallada investigación sobre la colección, que incluye entrevistas a los directores, al ilustrador Bonomi y al editor Frías. Entre otras opiniones, recogen los títulos favoritos de Bioy Casares, Bonomi y Borges.

Bioy Casares: La torre y la muerte (n °3), de Michael Innes. (Decía Bioy: "Luego supimos que Innes muy probablemente se hallara entonces en Buenos Aires, pues trabajaba en el servicio secreto británico y por aquellos años lo habían destinado a esta ciudad"). En sus Memorias (Tusquets, 1994), Bioy agrega otras novelas de su preferencia: Mi propio asesino (n° 10), de Richard Hull y La larga busca del señor Lamousset (n° 41), de Lynn Broke.

José Bonomi: Los anteojos negros (n° 2), de John Dickson Carr.

Borges: El señor Byculla, de Erik Linklater; El señor Digweed y el señor Lamb (n° 12) y Los Rojos Redmayne (n° 42), de Eden Phillpotts; La torre y la muerte (n° 3), de Michael Innes; La piedra lunar (n° 23) y La dama de blanco (n° 30), de Wilkie Collins; La bestia debe morir (n° 1), de Nicholas Blake; El hombre hueco (n° 40) de John Dickson Carr y Extraña confesión (n° 9), de Anton Chejov.

Antes de que surgiera la idea de El Séptimo Círculo, Borges y Bioy propusieron a la editorial Emecé una colección que llevaría por título Sumas. Escribe Bioy en sus Memorias: "Nuestro propósito era deparar al lector deslumbrantes revelaciones, convencerlo de que autores considerados pilares de la cultura pueden ser también curiosamente originales y amenísimos". Pero el proyecto que avanzó no fue esa popularización de lo consagrado sino, al revés, la consagración de un género popular y menospreciado.


ROBERTO ARLT. 1900-1942.

Buenos Aires. Se crió en una humilde familia de inmigrantes: su padre era alemán y su madre, una triestina imaginativa y sensible, le recitaba versos de Dante y de Torquato Tasso. Abandonó su hogar cuando era un adolescente a causas de disputas con su padre.

Practicó casi todos los géneros literarios. En sus relatos se describe con naturalismo y humor las bajezas y grandezas de personajes inmersos en ambientes indolentes. De este modo retrata la Argentina de los recién llegados que intentan insertarse en un medio regido por la desigualdad y la opresión. Escribió cuentos que han entrado a la historia de la literatura, como "el jorobadito", "luna roja" y "noche terrible". Por su manera de escribir directa y alejada de la estética modernista se le describió como "descuidado", lo cual contrasta con la fuerza fundadora que representó en la literatura argentina del siglo XX.

Su primera novela, El juguete rabioso (1926), con abundantes elementos de inspiración autobiográfica, relata la difícil iniciación en la vida de Silvio Astier, un adolescente soñador de origen humilde cuyos fracasos le impulsan a una afirmación por la rebeldía y la delincuencia.

A esta obra siguió el díptico narrativo formado por Los siete locos (1929) y Los lanzallamas (1931).

En el 2013, la editorial Del Nuevo Extremo ha publicado, El facineroso, novela de periodismo de investigación en el Buenos Aires de 1927 y 1928.

Sus relatos policiales  y ensayos aparecen en distintas antologías. El juguete rabioso y el resto de su obra está reeditada en la actualidad por las editoriales Cátedra, Irreverentes, y en cualquier caso se aprecia en bastante cantidad en librerías de viejo y digitales.


MANUEL PEYROU. 1902-1974.

San Nicolás de los Arroyos, un pueblo de la provincia de Buenos Aires. Estudió Derecho, aunque no ejerció nunca como abogado. En Buenos Aires se introdujo en los ambientes literarios. Trabajó sobre todo de periodista, como crítico y redactor en el diario La Prensa. En su funeral, en 1974, Borges lo destacó como uno de los mejores escritores argentinos.

Se inició algo tardíamente en la literatura, destacándose como autor de cuentos fantásticos y policiales que se encuentran en casi todas las antologías del género. Entre sus obras, se destacan: La espada dormida (cuentos, 1945), El estruendo de las rosas (novela, 1948), La noche repetida (cuentos, 1953), Las leyes del juego (novela, 1960), El árbol de Judas (cuentos, 1961), Acto y ceniza (novela, 1963), Se vuelven contra nosotros (novela, 1966) y Marea de fervor (cuentos, 1967).

Sus obras policiales ya obsoletas están, sobre todo publicadas en antologías, como casi todos de esta generación.


SILVINA OCAMPO. 1903-1993.

Al margen de ser la esposa de Bioy Casares, forman un trío literario junto a Borges que hay que tener en cuenta.

En colaboración con Adolfo Bioy Casares publicó la novela policíaca, Los que aman, odian, en 1946 y con Juan Rodolfo Wilcock la obra de teatro Los Traidores, en 1956. Publicó en colaboración con Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, la célebre Antología de la literatura fantástica, en 1940, y la Antología poética argentina, en 1941.

En los últimos años el ámbito académico argentino ha redescubierto a Silvina Ocampo, no muy leída ni apreciada en vida, coincidiendo con la publicación de algunas obras inéditas en recopilaciones como Las repeticiones y otros cuentos (2006) o Ejércitos de la oscuridad (2008).

Tiene algún relato en antologías, Los mejores cuentos policiales 2.


ERNESTO SABATO. 1911-2011.

Rojas, provincia de Buenos Aires. Hizo su doctorado en física y cursos de filosofía en la Universidad de La Plata, trabajó en radiaciones atómicas en el Laboratorio Curie, en Francia, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse exclusivamente a la literatura. Ha escrito varios libros de ensayo sobre el hombre en la crisis de nuestro tiempo y sobre el sentido de la actividad literaria.

En 1948 publicó “El túnel”, novela con estructura casi policial y por la que este autor se cita en este trabajo. Forma parte de su trilogía narrativa junto con, Sobre héroes y tumbas en 1961 y Abaddón el exterminador en 1974 (premiada en París como la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1976). Escritores tan dispares como Camus, Greene y Thomas Mann, han escrito con admiración sobre su obra. Se le concedió el Premio Cervantes en 1984.

Publicadas por Seix Barral, en los ochenta y noventa.


ABEL MATEO. 1913.

Buenos Aires. Es el autor argentino que más ha escrito en el género policíaco.

Parece ser un autor olvidado aunque ha sido rescatado por el estudioso americano Donald Yates que le concede el honor de ser “el primer creador de relatos policiales latinoamericano”, por su libro de cuentos policiales,  Con la Guadaña al hombro, publicado en 1940 con el seudónimo de Diego Keltyber.

Entre sus obras se pueden citar, además de la citada, Con la guadaña al hombro, El asesino está en la cárcel, Reportaje en el Infierno, El detective original, El asesino cuenta el cuento, El bosque y cinco árboles, y la excelente pieza de teatro, Un viejo olor a almendras amargas, en la que demuestra su habilidad para el “pastiche”, parodiando sucesivamente los más famosos sabuesos de la novela policial, en la resolución de un crimen, del cual resulta culpable…el autor de la pieza de teatro.

Notable conocedor del género policial, por afición y vocación, escribió para la revista “El Hogar” una historia de los detectives de novelas policiales, llena de encanto y simpatía, que merece, como buena parte de su producción, ser rescatada del olvido por gracia de una nueva edición.

La mayoría de sus obras están publicadas por Emece en tiempo inmemorial, pero si las cito es porque se pueden encontrar en las librerías digitales.


ADOLFO BIOY CASARES. 1914-1999.

Nació en Buenos Aires, hijo único de una familia acomodada. Abandonó las carreras de Derecho y Filosofía, y tras la decepción que le significó el ámbito universitario, se retiró a una estancia, posesión de su familia, donde, cuando no recibía visitas, se dedicaba casi exclusivamente a la lectura, entregando horas y horas del día a la literatura universal. Por esas épocas, entre los veinte y los treinta años, ya manejaba con fluidez el inglés, el francés y el alemán.

En 1932, en casa de Victoria Ocampo, le presentó a Jorge Luis Borges, quien en adelante se convertiría en su mejor amigo y con quien colaboró en la escritura de varios relatos policiales con el seudónimo de Honorio Bustos Domecq. En 1940, Bioy Casares se casó con la hermana de Victoria, Silvina Ocampo, también escritora.

En el mismo año de su boda publicó su obra maestra, La invención de Morel, que narra la historia de un prófugo que escapa a una isla que se supone infectada por una enfermedad mortal. Al comenzar a vivir en ella, pierde todo el sentido de la realidad y se da cuenta de que en la isla viven personajes creados por una máquina inventada por Morel. Estas imágenes de personajes repiten eternamente las mismas acciones haciendo que el prófugo termine casi loco. Jorge Luis Borges escribió un famoso prólogo en el que relacionaba esta historia con los relatos de Wells.

Bioy Casares fue propulsor del género fantástico y  defensor del género policial por su interés en la trama en sí.

 La estrecha amistad con Borges duró hasta la muerte de éste en 1986 y dio origen a una serie de obras escritas en colaboración y firmadas con los seudónimos de B. Suárez Lynch, H. Bustos Domecq, B. Lynch Davis y Gervasio Montenegro: Seis problemas para don Isidro Parodi (1942), Dos fantasías memorables (1946), Un modelo para la muerte (1946), Crónicas de Bustos Domecq (1967), Nuevos cuentos de Bustos Domecq (1977) y también dos guiones cinematográficos, Los orilleros y El Paraíso de los creyentes (ambos de 1955), el protagonista es Isidro Parodi, un genio que desvela los más enrevesados enigmas desde una celda de la cárcel donde cumple condena.


ADOLFO PÉREZ ZELASCHI. 1920-2005.

Bolívar, provincia de Buenos Aires. A los 20 años, se trasladó a Buenos Aires, y se interesó por los estudios de Derecho, Letras y Sociología.

En su prolífica obra literaria, se destacan los cuentos "Hombres sobre la pampa" (1941), "Más allá de los espejos" (1949), "De los pequeños y los últimos" (1976), "El barón polaco" (1985) y "Cien cuentos para cien días" (1998).

Se lo reconoció por el género policial, aunque alguna vez comentó: "No es culpa mía sino de las antologías. Ni siquiera el quince por ciento de mi producción es policial".

El caso de la muerte que telefonea, 1966, Divertimento para revólver y piano (1981) y Mis mejores cuentos policiales (1989) lo sitúan en esa temática. Pérez Zelaschi sostenía que sus relatos no se caracterizaban por crímenes horrendos o escenas nefastas, sino que "eran crímenes apacibles, para fin de semana, aunque el que revise mi biblioteca hallará, entre otras cosas, dos o tres tratados de toxicología, otros tantos sobre armas de fuego y algunos más sobre medicina legal".


MARCO DENEVI. 1922-1998.

Sáenz Peña, Buenos Aires. Fue un escritor y dramaturgo argentino. Estudió Derecho.

Irrumpió en la literatura cuando tenía ya más de 30 años con la novela, Rosaura a las diez, gana en 1955 el Premio Kraft y la novela se convierte de inmediato en un gran éxito que, más tarde, sería llevado al cine por Mario Soffici. Se trata de una trama policíaca en la que cada protagonista narra la misma historia desde su punto de vista.

En Ceremonia secreta (1960), su segunda novela, Marco Denevi construye un ámbito asfixiante para abordar los conflictos de identidad. Premiada por la revista Life en español, fue traducida a varios idiomas y llevada al cine por Joseph Losey. En 1962 recibió el premio Argentores.


RODOLFO WALSH. 1927-1977.

Nació en Choele-Choel, descendiente de irlandeses. Dejó los estudios de Filosofía en Buenos Aires y tras diversos oficios y variados, fue periodista, dramaturgo, escritor, corrector de pruebas  y traductor de novelas policíacas para la Editorial Hachette de Buenos Aires. Fue pionero del periodismo de investigación en Argentina, con un amplio currículo literario y también revolucionario por su militancia en la Alianza Libertadora Nacionalista y en organizaciones guerrilleras FAP y Montoneros.

Su militancia revolucionaria y guerrillera puede dar para muchos libros, pero acabó con él el 26 de Marzo de 1977, y su cadáver en la ESMA y considerado desaparecido desde entonces. Un día antes escribió sus últimas letras en una carta que puede ser considerada como su testamento: Carta Abierta a la Junta Militar.

En el género policial escribió tres novelas breves que con el título de, Variaciones en rojo, han sido consideradas por la crítica argentina auténticas piezas maestras de la literatura policial. Tres asesinatos son investigados y resueltos por dos hombres: el comisario Jiménez, hombre sagaz y experimentado en su oficio, y Daniel Hernández, un joven corrector de pruebas de una editorial, reflexivo y silencioso, que muestra una deslumbrante capacidad de observación y de análisis en sus conclusiones. El Libro contiene: La aventura de las pruebas de imprenta Variaciones en Rojo. Asesinato a distancia.

Utilizó luego elementos sacados del género policial negro para escribir sus tres novelas de no-ficción: Operación masacre, El caso Satanovsky y ¿Quién mató a Rosendo?

Todas están publicadas recientemente.


Nacidos en los años 30.


EDUARDO GOLIGORSKY. 1931.

Escritor nacido en Argentina y nacionalizado español. Comenzó su carrera en su país de origen como traductor, publicó novelas y ensayos, además de escribir críticas de libros para periódicos. En 1976 deja Argentina, por la dictadura militar, para radicarse en Barcelona, en donde continuó con su profesión.

Publicó más de veinte novelas policíacas y sobre todo de ciencia ficción, con seudónimos como James Alistair, Dave Target, Mark Pritchard, Ralph Fletcher y otros, y fue uno de los cinco galardonados con los premios del concurso de cuentos policíacos organizado por Air France y la revista “Siete días” (1975), con un jurado que integraban Jorge Luis Borges, Augusto Roa Bastos y Marco Denevi.

Entre su labor como traductor, bastante amplia, sus diversos seudónimos y la antigüedad de su obra es bastante complicado hacer un seguimiento de su obra, tan solo como James Alistair aparece una novela, Lloro a mis muertos, del 1960.

En las librerías digitales se aprecia alguna obra, sobre todo en colaboración con el literato argentino Alberto Vanasco 1925-1993. Y una obra A la sombra de los bárbaros, que es una crónica del ocaso de la sociedad y que consta de una serie de relatos alucinantes y apocalípticos.


MANUEL PUIG. 1932-1990.

General Villegas, provincia de Buenos Aires. Estudió Filosofía y Letras en Buenos Aires y después se trasladó a Europa, enseñando idiomas en ciudades como Londres o Estocolmo. Tras convertirse en un autor destacado en su país natal, tuvo que exiliarse durante la dictadura militar. Durante toda su vida residió en diversas partes de Europa y América. Sus obras gozaron de gran consideración y llegaron a adaptarse tanto al teatro como al cine.
Dada su formación como guionista de cine, incluyó en sus novelas diversas particularidades más propias del cine y de espacios afines como la radio o el folletín que de la narrativa, experimentando de múltiples formas. Se le considera uno de los principales exponentes en lengua española del pop-art literario y uno de los más destacados innovadores de la literatura hispanoamericana.

Fascinado por el séptimo arte, se vinculó en Buenos Aires a las vanguardias artísticas. Marchó a Italia a estudiar cine y luego a Nueva York, donde amplió el conocimiento de sus estrellas preferidas, Greta Garbo, Marlene Dietrich y Rita Hayworth.

Su primera novela en 1968 fue La traición de Rita Hayworth, y la segunda Boquitas pintadas. Su tercera novela, The Buenos Aires Affair, en 1973, encuentra su marco apropiado en el género policial, pero fue secuestrada en Argentina y le obligó a exiliarse primero a Brasil y después a México. En la siguiente obra El beso de la mujer araña, aborda los temas del compromiso político y la homosexualidad. La obra transcurre en la cárcel, donde un homosexual refiere casi sin cesar a un preso político argumentos de películas clásicas con cuyas heroínas se identifica plenamente.


JUAN CARLOS MARTELLI. 1934-2008.

Buenos Aires. Formado como psicoanalista y también con larga trayectoria en el periodismo, aunque su pasión fue la poesía.

Como escritor se le conocen tres novelas de género policial, Los Tigres de la memoria, obtuvo en 1974 el primer premio Sudamérica-La Opinión, cuyo jurado integraron Onetti, Cortázar, Roa Bastos y Walsh. Las otras dos son El cabeza, y La muerte de un hombrecito. Publicadas en Buenos Aires en los noventa.


JUAN JOSE SAER. 1937-2005.

Serodino, Santa Fe, Argentina. Era hijo de inmigrantes sirios.

Ignorado durante gran parte de su vida creadora, con un programa narrativo riguroso y solitario que lo hizo escribir de espaldas a fenómenos editoriales como el boom latinoamericano (al que desdeñó), la obra de Saer ha obtenido, a partir de los años ochenta sobre todo, el reconocimiento de la crítica especializada, tanto en Argentina como en Europa. Es considerado no sólo uno de los escritores argentinos más importantes, sino incluso uno de los mejores narradores de los últimos tiempos en cualquier lengua.

Entre su narrativa, Responso, La vuelta completa, Cicatrices, El limonero real, La ocasión, (Premio Nadal 1987)
En 1993 apareció la novela Lo imborrable, donde reflexionaba sobre la dictadura argentina, y al año siguiente se publicó La pesquisa.
Su acercamiento al policial lo hace con su última obra, La pesquisa, aunque anteriormente se había publicado, Nadie, nada, nunca y Cicatrices, que se pueden ver en las librerías digitales.


RUBÉN TIZZIANI. 1937.

Vera, Santa Fe. Escritor, periodista y guionista. Como periodista trabajó en Buenos Aires, donde fue secretario de Redacción de Clarín, jefe de Redacción de La Razón y director de la vieja revista Siete Días, entre otros medios. En Lima fue jefe de Redacción de la prestigiosa revista Caretas y en Asunción fundó y dirigió el diario La Nación de Paraguay. Entre 1980 y 1983 vivió en Francia, donde trabajó para la radio-televisión de la UNESCO y fue colaborador de la Agencia France Press.

En su producción literaria constan las novelas, Los borrachos en el cementerio, Noches sin luna ni soles, reeditada por la editorial Punto de encuentro, Buenos Aires en 2013, El Desquite, Mar de olvido y Un tiburón de ojos tristes.


EDGARDO COZARINSKY. 1939.

Buenos Aires. Es un escritor, cineasta y dramaturgo argentino. Estudió literatura en la Universidad de Buenos Aires y escribió para revistas de cinéfilos de la Argentina y España. En 1974 se instaló en París y, desde 1988, alterna su residencia entre Buenos Aires y la capital francesa. En este tiempo dirigió varias películas.

En 1999 pasó un mes en un hospital de París con una infección en un disco, y durante esa internación le diagnosticaron un cáncer. En sus propias palabras, oyó una campana que le ordenaba no perder más tiempo. Desde esa fecha, su obra literaria desplazó a la cinematográfica y empezó a publicar sobre todo ficción pero también ensayos y crónicas. Muy pronto se consagró como un escritor importante tanto en español como en los muchos idiomas a los que fue traducido. 
De su obra literaria destacan los ensayos: El pase del testigo (2001) y Museo del chisme (2005), los volúmenes de relatos: Vudú urbano (1985), prologado por Susan Sontag y Guillermo Cabrera Infante, La novia de Odessa (2001), y Tres fronteras (2006), así como las novelas Maniobras nocturnas(2007), Lejos de dónde (2009) y Dinero para fantasmas (2012).

Lo más cercano al género negro, El rufián moldavo (2004) y En ausencia de guerra, publicada por Tusquets en 2014.


Nacidos en los años 40.


ROLO DIEZ. 1940.

Junin. Argentina. Rolando Aurelio Diez Suárez, conocido como Rolo Diez.
Estudiando en La Plata en 1968, ingresa en el  PRT-ERP. Detenido en 1971 fue liberado en 1972 por la amnistía del gobierno de Cámpora. Dentro del PRT realizó trabajos en el frente de masas y luego en el aparato de inteligencia del partido. En 1977 parte al exilio radicándose en México en los 80. Trabaja como periodista.  

Es autor de las novelas,  Los compañeros, Vladimir Ilich contra los uniformados, Paso del tigre, Gatos de azotea,  Mato y voy (antecedente de La vida que me doy), Una baldosa en el Valle de la Muerte, Luna de escarlata y Gambito de dama. Publicadas en Argentina, México y España.


VICENTE BATTISTA. 1940.

Integró la redacción de la ya legendaria revista literaria El escarabajo de oro y fundó y dirigió ­junto a Mario Goloboff­ la revista de ficción y pensamiento crítico Nuevos Aires. Entre 1973 y 1984 vivió en Barcelona y en las Islas Canarias. Su primer libro de cuentos ­Los muertos (1967)­ fue premiado por la Casa de las Américas y el Fondo Nacional de las Artes. Su último libro de cuentos ­El final de la calle (1992)­ recibió el Primer Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

Escribió además varias novelas, entre las que destacan Siroco (1985), traducida al francés, y Sucesos Argentinos, que recibiera el Premio Planeta 1995 otorgado por un jurado compuesto por Abelardo Castillo, Antonio Dal Masetto, José Pablo Feinmann, Juan Forn y Vlady Kociancich. Es colaborador permanente de la sección cultural del diario Clarín.

Su obra del género negro, está toda editada en Argentina, Sucesos argentinos, La huella del crimen y Ojos que no ven, salvo Gutiérrez a secas, que está editada por RBA, Barcelona.

Y un ensayo en 2012, publicado por Planeta, Bogotá, Trece formas de entender la Novela Negra.


MIGUEL BONASSO. 1940.

Buenos Aires. Periodista desde los dieciocho años, se inició en Leoplán y fue jefe de redacción de Análisis, Extra y Semana Gráfica y uno de los editores de La Opinión.
Entre enero y marzo de 1973 fue secretario de Prensa del Frente Justicialista de Liberación y asesor de Héctor Cámpora durante su fugaz presidencia de cuarenta y nueve días.
En 1974 fundó y dirigió el diario Noticias, posteriormente clausurado por José López Rega. Perseguido por la Triple A y condenado a muerte por los grupos de tareas de la dictadura militar, vivió en la clandestinidad hasta su exilio en 1977.
En Roma integró el Consejo Superior del Movimiento Peronista Montonero, con el que rompió dos años más tarde. Durante los doce años que residió en México continuó ejerciendo el periodismo como editor y corresponsal de diversos medios latinoamericanos.
En 1984 publicó Recuerdo de la muerte, que rápidamente se convirtió en un clásico de la literatura argentina, galardonado en 1988 con el premio Rodolfo Walsh a la mejor narración testimonial de tema criminal por la Crime Writers Association (más de 170.000 ejemplares vendidos y traducido a varios idiomas).
En 1997 publicó El presidente que no fue, que fue premiado por los libreros argentinos y por la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata.
En 1999 publicó Don Alfredo, libro por el cual volvió a ganar el premio Rodolfo Walsh. En 2002 publica la edición argentina de Diario de un clandestino. También ha publicado, La memoria en donde ardía y El palacio y la calle.


ALBERTO LAISECA. 1941.

Rosario.  Desde hace algunos años, es asesor de la editorial Letra Buena. Es autor de las novelas Su turno para morir (1976), Aventuras de un novelista atonal (1982), El jardín de las máquinas parlantes (1993) y de la monumental saga Los Soria (Simurg, 1998, Premio Boris Vian), libro mítico que permaneció inédito durante dieciséis años. Ha publicado además un libro de relatos, Matando enanos a garrotazos (1982), el volumen de poesía Poemas chinos (1987) y el ensayo Por favor, ¡plágienme! (1991). Sus ficciones, que inventan mundos muy singulares y apelan a la imaginación y a la desmesura, han suscitado la admiración incondicional de numerosos escritores, críticos y lectores.

La verdad es que un literato con obra muy extensa, incluso larga, pues así se ha considerado “Los Soria”, la obra más larga de la literatura Argentina. Y de toda ella es complicado distinguir alguna obra específicamente policial, si es que la hay. Por lo tanto voy a citar en la bibliografía sus tres obras más míticas: Matando enanos a garrotazos, La mujer en la muralla y Los Soria (y si hay que leerla, se lee.)


RICARDO PIGLIA. 1941.

Adrogué en la provincia de Buenos Aires. Después de la caída de Perón (1955), su padre, que era partidario de éste, se fue con su familia de Adrogué y se instaló en Mar del Plata. [ Allí Piglia estudió Historia en la Universidad Nacional de Mar del Plata.

En 1967 apareció su primer libro de relatos, La invasión, premiado por Casa de las Américas. En 1980 apareció, Respiración artificial, de gran repercusión en el ambiente literario y considerada como una de las novelas más representativas de la nueva literatura argentina.

Después trabajó durante una década en editoriales de Buenos Aires, dirigió la Serie Negra, famosa colección de policiales que difundió a Dashiell Hammett, Chandler, David Goodis y Horace McCoy. «Empecé a leer policiales casi como un desvío natural de mi interés por la literatura norteamericana. Uno lee a Fitzgerald, luego a Faulkner y rápidamente se encuentra con Hammett y con David Goodis. Más tarde, entre 1968 y 1976, leí policiales por necesidad profesional, ya que dirigía una colección», dijo en una oportunidad.

Tiene cuatro novelas publicadas en España por la editorial Anagrama, Blanco nocturno, La ciudad ausente, Plata quemada y Prisión perpetua.

Con este autor entramos en lo más granado de la literatura negra y policial argentina de la actualidad. Autores como Juan Sasturaín, Raúl Argemí, Osvaldo Soriano, Ernesto Mallo, Juan Carlos Martini, Guillermo Saccomano, Carlos Salem, Claudia Piñeiro y Pablo de Santis, son sus máximos representantes.


JOSE PABLO FEINMANN. 1943.

Buenos Aires. Filósofo, docente, escritor, ensayista, guionista y conductor de televisión argentino.

En 1973 fue fundador del Centro de Estudios del Pensamiento Latinoamericano, en el Departamento de Filosofía de la UBA (Universidad de Buenos Aires). Posteriormente trabajó como colaborador en diversos medios periodísticos.

Últimos días de la víctima, es una novela de José Pablo Feinmann publicada en 1979 para la película de Adolfo Aristarain.

Entre su abundante obra, entre narrativa, ensayos y guiones de cine,  destaco tres policiales, dos de los cuales han sido publicados en España, Los crímenes de Van Gogh, …y llegó el amor y Últimos días de la víctima.


OSVALDO SORIANO. 1943-1997.

Solía decir que no le interesaba la literatura, sólo que siempre fue escritor. Gozó del reconocimiento del público y de los críticos extranjeros, fue el último gran best-seller argentino.

Publicó su primera novela titulada, Triste, solitario y final en 1973, Seix Barral en 2010, fue traducida a doce idiomas. En 1976, debido al golpe de Estado, Soriano se trasladó a Bélgica y luego vivió en París hasta 1984, año en que regresó a Buenos Aires. Durante su exilio europeo publicó, No habrá más penas ni olvido (1978), llevada al cine por Héctor Olivera, que ganó el Oso de Plata en el festival de cine de Berlín). También publicó, Cuarteles de invierno (1980), sobre que se publicaron seis ediciones en 1983, ya que era considerada la mejor novela extranjera de 1981 en Italia. Esta obra fue llevada dos veces al cine. De vuelta al país continuó su actividad literaria, al mismo tiempo que su profesión de periodista. En 1987 fundó el diario Página/12, para el cual escribió contratapas hasta 1997.

Casi toda su obra está reeditada recientemente por Seix Barral.

A lo largo de su carrera, vendió más de un millón de ejemplares y obtuvo los premios “Carrasco Tapia” (de la revista Análisis de Chile) y “Raymond Chandler Award”, mientras que en Argentina lo distinguieron las fundaciones Konex y Quinquela Martín.

Fue un fumador empedernido y militante de los partidos de izquierda de la época. Algunas curiosidades lo pintan de cuerpo entero: escribía de noche hasta las ocho de la mañana, para posteriormente dormir hasta las cuatro de la tarde. Le fascinaban Internet y el mundo de la informática y sentía devoción por los gatos.

Murió el 29 de enero de 1997 en Buenos Aires, víctima de un cáncer de pulmón. Fue sepultado en el Cementerio de la Chacarita. Legó un mundo de extraños perdedores pueblerinos y de inolvidables historias tristes, los guiones cotidianos de la gente común que algunos menosprecian.


SERGIO BUFANO. 1943.

Mendoza. Es periodista y escritor. Fue militante político en diferentes agrupaciones. Su hermano, Miguel Bufano, militante obrero, fue asesinado por la Alianza Anticomunista Argentina (AAA) en 1974. Durante la dictadura, Sergio fue secuestrado y consiguió escapar. Se exilió en México.

Ha trabajado en diarios y revistas argentinos, fue jefe de redacción en Le Monde Diplomatique y escribió libros de divulgación cultural durante su exilio en México.

Recibió el Premio Nacional de Bellas Artes de ese país por el libro Cuentos de guerra sucia y actualmente dirige la revista de ensayos y debates Lucha armada en Argentina. RBA ha publicado en 2012, Una bala para el comisario Valtierra.


JUAN MARTINI. 1944.

Rosario. Narrador argentino. Ha vivido en su ciudad natal, Barcelona y Buenos Aires (donde reside actualmente) desempeñando tareas editoriales y dirigiendo talleres literarios. Ha sido también librero y periodista. Su obra narrativa comenzó con varios volúmenes de cuentos en los cuales se advierte la influencia de Julio Cortázar. Sus primeras novelas, reunidas en 1985 bajo el título común de Tres novelas policiales, responden al género de la novela policiaca: El agua en los pulmones (1973), Los asesinos las prefieren rubias (1974) y El cerco (1977). En su narrativa posterior también se aprecian un par de novelas del género negro, El fantasma imperfecto y El autor intelectual. Algunas están reeditadas en los dos mil.


JUAN DAMONTE. 1944-2005.

Escritor argentino. Hermano del escritor, dramaturgo y dibujante Copi (Raúl Damonte), fue hijo del político Raúl Damonte. La familia se exilió en Paraguay después del ascenso al poder de Juan Domingo Perón, en Argentina.

Juan Damonte radicaba en México desde hace muchos años, prácticamente desaparecido, recuerda el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II, quien publicó en nuestro país Chau papá. ''El libro llegó a mis manos, me pareció maravilloso y lo editó Martínez Roca en una colección que yo dirigía".

En Chau papá, editorial Punto de encuentro, Buenos Aires 2013, Damonte narra la historia de Carlos Tomassini, dominado por la droga y el alcohol, y sometido a presiones familiares, en el contexto de la dictadura en Argentina. Ganador del Premio Hammett en 1996.


JUAN SASTURAIN. 1945.

 Gonzales Chaves, provincia de Buenos Aires. Licenciado en Letras y docente de Literatura. Se ha dedicado al periodismo, colaborando en Clarín, diario La Opinión y Página/12, y como  jefe de redacción de las revistas Humor y Super-humor. Es también, guionista de historietas, escritor y conductor de TV argentino. En sus comienzos tuvo contacto con el ambiente del fútbol y llegó a probarse en varios clubes

En la actualidad, Juan Sasturain, conduce semanalmente el programa Continuará... en el Canal Encuentro, sobre la historia de la historieta argentina. Además, conduce el programa Disparos en la biblioteca, sobre el género policial argentino.

Entre su obra policial destaca la serie protagonizada por el detective Etchenique, Arena en los zapatos, Manual de perdedores y Pagaría por no verte, publicadas en editoriales argentinas. También pertenecen al género, Zenitram y Los sentidos del agua, y también publicadas en Argentina. En 1990 recibió el Premio Internacional Semana Negra de Gijón por su relato Con tinta sangre. El último libro publicado Dudoso Noriega, Editorial sudamericana 2014.


GUILLERMO ORSI. 1946.

Buenos Aires. Guillermo Orsi ha dedicado su carrera literaria a profundizar en el género negro.
Como muchos escritores argentinos, tiene una vida profesional semejante a una montaña rusa. Fue delegado gremial en la industria farmacéutica y cesado por razones políticas,  redactor creativo publicitario free lance,  periodista en el diario La Razón de Buenos Aires y cesado cuando el diario cambió de dueño… En la actualidad trabaja en IAEF, un instituto de investigaciones económicas. Sostiene que este trabajo no lo autoriza a pasar por entendido en el tema, pero que tampoco los entendidos están autorizados a decir lo que suelen decir, porque la economía es mucho menos misteriosa que lo que le cuentan a la gente para que no se entere de nada. Pese a eso, junto con su entrega a la novela negra, persiste en su interés por la economía en su estrecha relación con las decisiones políticas.
Sus libros publicados son: El vagón de los locos (Premio Emecé 1978), Cuerpo de mujer (1983), Tripulantes de un viejo bolero (1994), Sueños de perro (Premio Umbriel de la Semana Negra 2004), Noches de Pelayo (finalista del Premio UNED en 2005), Buscadores de oro (2007), Nadie ama a un policía (II Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona, 2007), Ciudad santa (Premio Hammet 2010, Semana Negra de Gijón,2009), Segunda vida (2011).


RAUL ARGEMI. 1946.

La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires. Se dedicó tempranamente a las artes escénicas como autor y director teatral.

A comienzos de los años 70 participó en la lucha armada en Argentina, militando en el ERP-22 de agosto. Vivió en la clandestinidad hasta que fue detenido en 1974 junto a otro integrante de aquella organización, Marino Amador Fernández, por el asesinato del juez Jorge Vicente Quiroga, crimen cometido el 28 de abril de ese año. Pasó toda la dictadura del gobierno militar argentino encarcelado, y tras su caída y el regreso de los gobiernos democráticos recuperó la libertad en 1984.

Es en ese momento cuando comienza a hacer periodismo, actividad que nunca abandonó. En 1986 se traslada a la Patagonia, donde trabaja en la prensa regional. La fuerte impronta del paisaje de esta región austral del mundo lo atrapó: la mayoría de sus novelas tienen a la Patagonia como escenario.

En 2000 se traslada a España, país en el que su carrera de escritor da un salto y publica asiduamente sus novelas, muchas de ellas resultado de largos años de elaboración durante su vida en la Patagonia. De la mano de sus libros, comienzan a llegar los premios y las traducciones para otros países de Europa. En la actualidad colabora con El Periódico de Cataluña. Ganador del Hammet en 2005 por Penúltimo nombre de guerra. Su obra negra y policial tiene los siguientes títulos, El gordo, el francés y el ratón Pérez, Los muertos siempre pierden los zapatos,  Patagonia Chu Chu,  Siempre la misma música,  Retrato de familia con muerta y  La última caravana, están publicadas en los dos mil por distintas editoriales.


MEMPO GIARDINELLI. 1947.

Nace en Resistencia, provincia de Chaco. Vivió exiliado en México entre 1976 y 1984.
Fue fundador y director de la Revista Puro Cuento.
Actualmente reside en Resistencia, donde preside una fundación dedicada a fomentar la lectura entre los sectores más marginados.

En 1996 donó su biblioteca personal de 10.000 volúmenes para la creación de una fundación, con sede en el Chaco, dedicada al fomento del libro y la lectura, y a la docencia e investigación en Pedagogía de la Lectura.

Su aportación al género negro es escasa, comparada con el resto de su narrativa, ensayos y libros de relatos y cuentos. En 1984 publicó un ensayo titulado “El género negro. Ensayo sobre novela policial”. Y dos novelas del género negro, Luna caliente, reeditada por Alianza en 2014 y Qué solos se quedan los muertos, Seix Barral 2001.


HORACIO VÁZQUEZ RIAL. 1947-2012.

Buenos Aires. Fue un escritor, periodista, traductor e historiador hispanoargentino. Hijo de emigrantes españoles.

Militante trotskista en su juventud, hubo de exiliarse de Argentina en noviembre de 1974 ante las amenazas a su vida de la Triple A. Solo regresaría doce años más tarde. Se licenció en Historia Medieval y se doctoró en Geografía Humana por la Universidad de Barcelona, ciudad que le encantó tras conocer a Juan Marsé y donde residió de 1968 a 2008, año en que se trasladó a Madrid.

Ejerció como profesor de Geografía Humana y de escritura creativa. Trabajó además como editor y periodista.

Se inició en la literatura como poeta, en 1965, con la publicación de Juegos del archipiélago.

Es autor de numerosa obra en la que se incluye novela, ensayo, historia y artículos periodísticos. Pero aquí nos vamos a interesar por la más cercana al género que nos interesa, y entre ellas la aportación en diversas antologías de relatos negros, y las novelas, La capital del olvido, Alianza 2004, Segundas personas e Historia del Triste, finalista del Nadal en 1986.

SERGIO SINAY. 1947.

 Buenos Aires. Es un periodista, escritor y psicólogo argentino, un reconocido especialista, consultor e investigador de los vínculos humanos.

Da seminarios y conferencias tanto en su país como en México, Chile, Uruguay y España, en donde colabora con diversos e importantes medios e instituciones. 
Fue ganador del Premio de Ensayo del diario La Nación (del que es actual columnista) con su trabajo El varón contemporáneo ante el fin de siglo. 

Además de la obra específica de su especialidad, como narrador ha publicado Cuentos machos,  Sombras de Broadway, Dale campeón, Es peligroso escribir de noche y Ni un dólar partido por la mitad, novela negra reeditada en España por Navona en 2013.
Sus obras se han traducido al inglés, francés, italiano y portugués.


ERNESTO MALLO. 1948.

Es un escritor, dramaturgo y periodista argentino. Se inició en la literatura como dramaturgo y guionista y, desde 2004 se dedica a escribir novelas.

Es uno de los nombres en castellano más a tener en cuenta dentro del género negro. Empezó a escribir a partir de los cincuenta años por sus múltiples problemas tanto familiares como económicos, le pilló de pleno “el corralito”, pero desde entonces y con sus tres novelas publicadas ha obtenido un gran reconocimiento.

Sus novelas tienen como protagonista al Comisario Lascano, conocido como “Perro” que es un policía de la Argentina del 79.

Las tres novelas de la serie Lascano están publicadas en España por Siruela. La aguja en el pajar, obtuvo el Premio Memorial Silverio Cañada 2007, que se entrega en la Semana Negra de Gijón, a la mejor primera novela negra publicada originalmente en castellano.

La aguja en el pajar, publicada en España por Siruela 2011 con el título: Crimen en el barrio del Once, Delincuente argentino, en España: El policía descalzo de la Plaza San Martín. Siruela 2011 y Los hombres te han hecho mal. Siruela 2012.

En 2015, Siruela policíaca publica, El comisario Lascano, las tres novelas en un volumen. Y en Septiembre, su última novela, La conspiración de los mediocres.


GUILLERMO SACCOMANNO. 1948.

Buenos Aires. En 1972 se incorporó como guionista a la editorial Columba de Buenos Aires, dedicada a la historieta, en lo que fue el inicio de una carrera como guionista que lo llevaría a colaborar con el dibujante Leo Durañona para algunas editoriales norteamericanas, a firmar el  guión de Ángeles caídos, para Warren Publishing de Estados Unidos o crear la serie policial Sam Malone, con dibujos de Enio.

Trabajó desde 1974 en la revista Skorpio de historietas. Saccomanno se dedicó durante estas décadas plenamente al guión de historietas y colaboró con editoriales españolas, inglesas, italianas y norteamericanas hasta que en 1979 publicó un libro de poemas: Partida de caza y a partir de 1984 se inició en la narrativa con la aparición de su primera novela, Prohibido escupir sangre, y su libro de cuentos Situación de peligro.

En 1989 decidió irse a vivir a Villa Gesell, una pequeña localidad costera de la provincia de Buenos Aires. Siguió compaginando la historieta y la literatura, con la aparición de Bajo bandera en 1991 con el que logró el Segundo Premio Municipal de Cuento al que siguieron Animales domésticos y La indiferencia del mundo.

Bajo bandera fue llevada al cine con guión del propio Guillermo Saccomanno y Juan José Jusid.

La publicación de El buen dolor consagró definitivamente a este narrador nato de compleja fuerza expresiva, y le valió el Premio Nacional de Novela.

Es un asiduo colaborador del diario Página/12. Recientemente ha ganado el Premio Biblioteca Breve por su novela El oficinista.

En el 2013 ha ganado el Premio Hammett, que concede la Asociación Internacional de Escritores Policíacos, por la novela, Cámara Gesell. Muy crítico con los poderes fácticos en la política y con el mundo editorial actual, Saccomanno, ya ganó este galardón en 2009 con, 77, una obra  que desnuda la complicidad de la sociedad civil con la dictadura militar. Una muestra de su capacidad crítica: “Nos encontramos con que lo que predomina es la pelotudez de Dan Brown y las crónicas y biografías no autorizadas de políticos y vedettes que, por lo general, son carne podrida. Si la literatura se ha ido al carajo ha sido por culpa de los escritores y no de los editores”.


FERNANDO LOPEZ. 1948.

San Francisco, provincia de Córdoba, Argentina. Es abogado, magistrado judicial retirado y escritor. Actualmente ejerce el cargo de Director de la serie Tinta Roja de novelas policiales latinoamericanas para la editorial Eduvim.

Ha publicado relatos, Duendes al alba (1995), La noche de Santa Ana (1992) y El ganso parlante (1987) y las novelas, Bilis negra (2005), La sombra del agua (2004), Áspero cielo y Un corazón en la planta del pie (2011), entre otras. Fue primer finalista del premio Planeta Argentina, con Odisea del cangrejo (2005), premio Casa de las Américas, Cuba, a la novela Arde aún sobre los años (1985) y premio Latinoamericano de Narrativa, otorgado por la Universidad de Colima, México, a la novela El mejor enemigo (1984).

En 2012 inició una serie protagonizada por Philip Lecoq, detective, de la que se han publicado tres títulos: Falsa rubia con tacones, Animales de la noche y No te rías si me muero. 

JORGE MANZUR. 1949.

Luján, provincia de Buenos Aires. Es narrador, poeta y periodista.

En 1988 la Editorial Sudamericana publica un libro de cuentos, esta vez relatos policiales bajo título de Serie negra.

En 1990, Editorial Planeta publica la novela El simulador, y dos años después, Clarín-Aguilar dan a conocer en su colección La Muerte y la Brújula otra serie de cuentos policiales bajo el título de Función privada.

Sus relatos policiales figuran en las antologías Asesinos de papel y El relato policial en la Argentina, con estudios críticos de Jorge Lafforgue y Jorge B. Rivera, dos de los grandes especialistas argentinos de la novela negra.

Esto es lo que puede aportar este autor al género y se puede apreciar su obra en las librerías digitales.


CESAR AIRA. 1949.

Coronel Pringles, en la provincia de Buenos Aires, César Aira se instala, en 1967 en el porteño barrio de Flores, espacio muy presente en su escritura.

Desde 1992 viene a publicar anualmente de dos a cuatro libros de unas cien páginas de extensión. Cómo me hice monja (1993) fue elegida por el diario español El País como uno de los diez libros de ficción del año, lo que le proyectó en medios literarios más amplios.

Este prolífico protagonista de las letras argentinas es tanto traductor de varias lenguas, como novelista y narrador breve, dramaturgo y ensayista.

Escribe en muy diversos diarios y revistas, generalmente breves, sobre los autores más dispares. Sus obras han sido traducidas a diversos idiomas. Sigue siendo complicado la selección de la obra policial y más cuando hay tanta producción como en este autor, pero voy a destacar una Las noches de Flores.


MIGUEL ANGEL MOLFINO. 1949.

Buenos Aires, pero es chaqueño por adopción. Narrador, cuentista y periodista. Fue redactor del diario Norte y corresponsal de El Mundo. Militante del PRT, estuvo preso durante la dictadura. Su cuento, El simple arte de besar, ganó el premio de la revista Crisis en 1986. Miembro del Consejo Editorial de la revista Puro Cuento que dirigía Mempo Giardinelli.

Su primera novela, Monstruos perfectos, editada por Viceversa en el 2010, fue finalista del premio Hammett de la Semana Negra de Gijón. Sigueleyendo editó, Y colorín, colorado, tu vida ha terminado, una adaptación para adultos del cuento infantil Caperucita Roja situada en la ESMA.

En 2014 publica en la editorial argentina Wu Wei, La polio.


JUAN GASPARINI. 1949.

Azul, Argentina. Periodista argentino, es un ex montonero, jefe financiero de la organización guerrillera durante la década de los años 1970, residente desde 1980 en Ginebra (Suiza) donde está acreditado como periodista en la sede de Naciones Unidas y ante la Confederación Helvética.

Diplomado en Periodismo por la Universidad de Friburgo (1985). Doctor en Sociología por la Universidad de Ginebra (1988). Integra la organización no gubernamental (ONG) Nuevos Derechos del Hombre (NDH). Es miembro del sindicato de periodistas Impressum. Sobreviviente de la ESMA, Gasparini pidió a Francia retirar al ex marino Ricardo Cavallo la condecoración que le otorgó en 1988 por sus tareas diplomáticas.

En setiembre de 2010 fue solicitada su comparecencia ante el Tribunal Federal 5 como víctima y testigo de las violaciones de los derechos humanos perpetradas por militares y civiles desde la ESMA durante la última dictadura.

En su faceta de escritor ha publicado, La pista Suiza, El crimen de Graiver, Mujeres de dictadores. Premio Rodolfo Walsh de Literatura de no ficción (15 de julio de 2001), en la Semana Negra de Gijón, por La Delgada Línea Blanca (2000), escrito en coautoría con el periodista chileno Rodrigo de Castro. Montoneros. Final de cuentas, editorial De la Campana, 1999 y El testigo secreto, Javier Vergara 1999.


Los actuales.


MARIA INES KRIMER. 1951.

Paraná, provincia de Entre Ríos. Es maestra y abogada, pero desde hace unos años se dedica exclusivamente a la escritura. Se formó en los talleres de Guillermo Saccomanno. Actualmente reside en Buenos Aires.

Ha publicado el libro de cuentos, Veterana, y las novelas, La hija de Singer y El cuerpo de las chicas.

Y dos novelas negras publicadas en la editorial Negro Absoluto que dirige Juan Sasturain, Sangre Kosher y Siliconas express.


ALFREDO ERNESTO ABARCA.

Córdoba y vive en Buenos Aires. Abogado con largos años de ejercicio de la profesión, es profesor de posgrado en las facultades de Derecho de las Universidades de Córdoba y Buenos Aires. En la UBA es director del Programa de Posgrado de Derecho Aduanero y de la Integración Económica. 
Es autor del libro Procedimientos aduaneros. 
Como escritor de ficción ha publicado siete  novelas en la editorial Planeta, edición Buenos Aires, Papeles perdidos, Fuerza de mujer, Expediente reservado, El Código de Nüremberg, Secuestro virtual, Duelo nacional y La Abogada, con notable éxito de público y críticas. 


ARTURO SEEBER BONORINO.

Buenos Aires. Reside en España desde 1993. Practicó el boxeo en los gimnasios de su ciudad natal y en el emblemático Estadio Luna Park.

Su experiencia en ese mundillo la ha reflejado en una serie de relatos, Un paquete para el mánager. Relatos negros de boxeo, Garaje Buenos Aires 2011.


MARTÍN CAPARRÓS. 1957.

Buenos Aires. Escritor y periodista argentino. Comenzó su carrera periodística en el diario Noticias en 1973 en la sección policial, que estaba a cargo de Rodolfo Walsh. En 1976, abandonó el país y se exilió en Europa, primero en París, donde se licenció en historia en La Sorbona y más tarde se trasladó a Madrid, donde vivió hasta 1983. En la capital española comenzó a escribir su primera novela, se dedicó a hacer traducciones, colaboró en el diario El País y con algunos medios franceses. Con el retorno de la democracia a Argentina, regresa a Buenos Aires.

Es autor de unos treinta libros que lo han encumbrado como uno de los grandes escritores latinoamericanos de nuestro tiempo. Entre su narrativa destaca, A quien corresponda, Los Living y Comí, además de un thriller, El enigma Valfierno, reeditado por Planeta Argentina en 2005.


CARLOS SALEM. 1959.

Buenos Aires. Escritor, poeta y periodista argentino. Estudió Ciencias de la Información en Córdoba (Argentina), escribió y dirigió programas de televisión. Desde 1988, Reside en España.

Desde su llegada a España continuó su labor periodística, dirigiendo diarios como El Faro de Ceuta, El Telegrama o El Faro de Melilla, entre otros, al tiempo que colabora con distintos medios de comunicación de prensa y radio.

Es profesor del Centro de Formación de Novelistas, con sede en Madrid y dicta talleres de narrativa creativa en Madrid y Ginebra.
Narrador independiente y nada convencional debutó como novelista en el 2007 con, Camino de ida, que mereció el Memorial Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón 2008 a la Mejor Primera Novela Policial escrita en español. Su segunda novela, Matar y guardar la ropa, ganó el Premio NOVELPOL a la mejor novela negra publicada en nuestro idioma. Posteriormente ha escrito, Pero sigo siendo el rey, Cracovia sin ti. RBA, Serie Negra publica en 2011, Un jamón calibre 45, y la última publicada por Navona en 2014, Muerto el perro.

En Navona también ha publicado, Camino de ida, 2014, y En el cielo no hay cerveza, 2015.


OSCAR PLASENCIA. 1959.

Reside en España desde 1980. Guionista, director y productor. Licenciado en Artes Audiovisuales en la especialización de guión, dirección y producción. Dramaturgo, profesor de comunicación audiovisual y miembro de la Academia Europea de cine.

Guionista de varias películas españolas y argentinas, entre las que destacan, Sus ojos se cerraron, Fugitivas, Todas las mentiras, El humo ciega tus ojos y Malditas sean las mujeres.

En 2014 publica la novela, Cosecha negra, junto a Víctor Claudín, en la editorial Atmósfera Literaria.


CLAUDIA PIÑEIRO. 1960.

Gran Buenos Aires. Es escritora, dramaturga, guionista de televisión y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, teatral y periodística.

Es autora de las novelas Las viudas de los jueves, que recibió el Premio Clarín de Novela 2005, Tuya, Elena sabe, Las grietas de Jara, Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010 (Alfaguara, 2009) y Betibú. La novela Las viudas de los jueves lleva vendidos cientos de miles de ejemplares y se ha convertido en un clásico popular que además ha sido llevado al cine por el director Marcelo Piñeyro en el año 2009. Sus obras se han traducido a varios idiomas. En 2015, y también en Alfaguara, Una suerte pequeña.


HORACIO CONVERTINI. 1961.

Barrio porteño de Nueva Pompeya. Es periodista. Trabajó en los diarios Popular, El Cronista y La Razón, y en las revistas Tele Clic y Mística. Actualmente se desempeña como editor del diario Clarín. Sus cuentos fueron editados en publicaciones y antologías de España y la Argentina.

Actualmente dirige el diario MUY, y se define como “concursante serial” y “lector de colectivo” definitivamente lo tocó la varita de una musa. En 2012, su novela La soledad del mal (Eduvim), se llevó el Premio Azabache de novela negra, El refuerzo (Puntocero), ganó el accésit al Premio de Novela Corta Gabriel Sijé en España, en 2008 y su libro de relatos Los que están afuera (Paradiso), ganó el segundo premio en la categoría de cuentos del Fondo Nacional de las Artes en 2008. En 2013 se publica, El último milagro, Editorial del Nuevo Extremo.


DANIEL TEOBALDI. 1962.

Córdoba. Es Doctor en Letras Modernas. Escritor y docente universitario. Ha desarrollado actividades académicas en el país y en el extranjero, especialmente en España. Ha escrito ensayos y cuentos.
Autor de novelas en las que lo policial se ve atravesado por los conflictos familiares que forman parte del pasado de los personajes y sus consecuencias psíquicas. Un lento crepúsculo, La ciudad del agua, La dama del bosque y El testigo impenitente. En esta última novela aparece el personaje del inspector de investigaciones Darío Salvi, protagonista de otras novelas como El hombre de la montaña, El benefactor.

Es director de la colección de narrativa, de Ediciones del Copista, “Los mundos posibles”, en donde también coordina la Serie Policial, compuesta de novelas y cuentos

GUILLERMO MARTINEZ. 1962.

Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires. Es un escritor y matemático argentino.

Licenciado en Matemática por la Universidad Nacional del Sur en 1984, se doctoró en Buenos Aires en Lógica en 1992 y posteriormente completó estudios posdoctorales en Oxford.

En 1993 participa en el Foro Internacional "Literatura y Compromiso" en Mollina (Málaga), encuentro de jóvenes escritores españoles e iberoamericanos organizado por el Ministerio de Asuntos Sociales español.

Colaborador habitual con artículos, cuentos y reseñas en los diarios La Nación, Clarín y Página 12.

En 2006, fue galardonado con el Premio Mandarache Jóvenes Lectores de Cartagena, cuyo premio fue entregado por el director Álex de la Iglesia, quien dirigió la película basada en su libro Crímenes imperceptibles.

Las dos novelas que tiene publicadas en España, en la editorial Destino son, Los crímenes de Oxford (Crímenes imperceptibles, es el título original) y La muerte lenta de Luciana B.


JAVIER CHIABRANDO. 1962.

Carlos Pellegrini, Argentina. Ha vivido en España, Francia e Italia. Es músico y escritor.

Fue dos veces finalista del concurso de narrativa erótica La sonrisa vertical. Ha publicado su obra narrativa en Argentina y México. En 2006 se editó en Barataria, Todavía no cumplí cincuenta y ya estoy muerto. En 2008, Carla está convencida de que Dios leyó Ana Karénina y en 2011, Caza Mayor. Chiabrando es integrante del comité organizador (junto a Carlos Balmaceda y Fernando del Río) del Festival Azabache (Negro y Policial) de Mar del Plata. Ha publicado también Querer escribir, poder escribir, un manual sobre estrategias y técnicas de escritura. 

En 2013, La novela verdadera, también en Barataria Ediciones.


PABLO DE SANTIS. 1963.

Buenos Aires. Es un escritor, periodista y guionista de historietas argentino, ganador del Premio Planeta-Casa de América 2007 por su novela El enigma de París y también del Premio de Novela de la Academia Argentina de Letras. Además su novela La sexta lámpara, fue incluida en la lista de los 100 mejores libros de los últimos 25 años, confeccionada por diversos escritores y críticos en 2007.

Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y comenzó a trabajar como periodista y guionista de historietas. Es autor de novelas juveniles, policíacas y thriller. El enigma de París,  Los anticuarios, El calígrafo de Voltaire y La sexta lámpara.


OSVALDO AGUIRRE. 1964.

Colón, Buenos Aires. Estudió Letras en la Universidad Nacional de Rosario (1984-1990). Integró el consejo de dirección del periódico Diario de Poesía y, entre 2008 y 2012, el equipo curatorial del Festival Internacional de Poesía de Rosario. Es editor del suplemento dominical Señales, en el diario La Capital, de Rosario, y coeditor del sitio Bazar Americano.

Publicó novelas, libros de cuentos, investigaciones periodísticas, ensayo, entrevistas y crónicas, y estuvo a cargo de la edición de libros de Francisco Gandolfo, Felipe Aldana, Arturo Fruttero y Francisco Urondo, entre otros poetas, y de varias antologías.

Es uno de los pocos defensores y cultores del policial argentino, especialista de los casos más espeluznantes de la historia criminal nacional, insiste con su saga de Gustavo C. González. Sobre la salud del género desafía: " El dato incontrastable es que la gente sigue leyendo novelas policiales".

De la saga del periodista de policiales  del diario Crítica, Germán González, ha publicado, Todos mienten, El novato, Los indeseables, en la editorial argentina Negro Absoluto, y en 2013 en la editorial Del nuevo extremo, Escuela de detectives.

También ha publicado, La deriva, El Aleph, 2012.


MARCELO BIRMAJER. 1966.

Buenos Aires. Su obra abarca distintos géneros como el cuento, la novela, el ensayo y el guión, entre otros. Se inició en el periodismo, escribiendo en el periódico Nueva Presencia, y fue corresponsal en Argentina de la revista israelí Aurora. A los 20 años de edad comenzó a desempeñarse como guionista de la revista Fierro.

Entre su extensa obra nos quedamos en su paso por el policial, que coincide con su primera novela escrita, Un crimen secundario, de 1992 y la última, Las nieves del tiempo, Editorial Sudamericana 2014.


JUAN GUINOT. 1969.

Mercedes, Buenos aires. Es licenciado en Administración y Psicólogo Social, y máster en Dirección de Empresas. A finales de 2001 decidió lanzarse al mundo de la escritura como discípulo del escritor Alberto Laiseca. La narrativa que aborda está trazada por la ciencia ficción, el policial y lo fantástico. Se autodenomina escritor de Tango Punk, una categoría que inventó para expresar la melancolía urbana y la necesidad de romper moldes psicosociales que motorizan su escritura. Se le puede leer en revistas y libros publicados en Francia, España, Argentina, Bolivia, Puerto Rico, Brasil. 2022-La Guerra del Gallo (2011) es su primera novela publicada que fue finalista del premio Celsius de la Semana Negra de Gijón 2012. Misión Kenobi es su segunda novela (2014).

En 2014, la editorial Cazador de ratas publica su última novela, un thriller de humor negro, Descenso brusco.

DIEGO GRILLO TRUBBA. 1971.

Buenos Aires. Es sociólogo (UBA), periodista, cursó estudios de posgrado en Argentina y en Italia.

Escribió la novela Los discípulos (2004), premiada por la Secretaría de Cultura de la Nación. Sus cuentos han integrado distintas antologías publicadas en Argentina, España y Cuba, entre las que destacan La joven guardia (2005), Buenos Aires escala 1:1 (2007) y Hablar de mí (2009). Como antólogo, publicó En celo (2007), In fraganti (2007), Uno a uno (2008) y De puntín (2008). Actualmente trabaja en el diario Perfil y dicta talleres literarios de cuento y de novela.

 Crímenes coloniales: Los asesinatos de las invasiones inglesas, fue finalista del Premio Emecé de Novela, está publicada por RBA Serie Negra.


ENRIQUE FERRARI. 1972.

Buenos Aires. Escritor de origen argentino. En 2003 lo deportaron de Estados Unidos, donde había residido durante casi cuatro años. Actualmente vive en Buenos Aires, junto a su mujer y su hija.

Ha escrito un volumen de cuentos, Entonces sólo la noche, y Postales rabiosas (2010), selección de artículos aparecidos en la revista Juguetes Rabiosos entre 2005 y 2007. En julio de 2010 su relato Ese nombre recibió el primer premio en el Concurso de Relato Policiaco de la Semana Negra de Gijón. 
Y tres novelas del género negro, Operación Bukowski, Mondragón, Argentina. 2004 y las otras dos publicadas en España, Que de lejos parecen moscas, Amargord 2011, y Nadie es inocente, Lapsus Calami 2014.

ESTEBAN F. LLAMOSAS. 1972.

Río Cuarto. Es profesor de Historia del Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba.

Gente de cerca, es su primer libro de cuentos.

Ha publicado cinco novelas policiales entre 2006 y 2014, en la editorial Ediciones del Boulevard, y sus títulos, El rastro de Van Espen, La biblioteca Listen, Buscando a Traci, La conspiración de los catorce y La milicia del diablo. Tienen como protagonista al detective privado Lespada.

 También ha participado en algunos relatos en antologías y obras colectivas.

LEONARDO OYOLA. 1973.

Buenos Aires. Es licenciado en Ciencias de la Información y ejerce como crítico de cine, además de su labor literaria, que comenzó en el año 2003.

Trata fundamentalmente el género policial, y su narrativa es vertiginosa y absorbente, enmarcada en la cultura popular. Su debut literario, Siete & el Tigre Harapiento (2005) fue finalista del Premio Clarín-Alfaguara en 2004. Le siguieron, entre otras: Chamamé (2007), galardonada con el Premio Dashiell Hammett a la mejor novela policíaca del año publicada en castellano, Hacé que la noche venga, (2008), Santería (2008), Gólgota (2008) y Kryptonita (2011) y Sacrificio. La mayoría publicadas por editoriales argentinas.


MARCELO LUJAN. 1973.

Buenos Aires. A principios de 2001 se radicó en Madrid, donde trabajó como periodista y coordinador de talleres literarios.

Parte de su obra ha sido seleccionada en campañas de fomento a la lectura, traducida a otras lenguas, y distinguida con los premios Santa Cruz de Tenerife, Ciudad de Alcalá de Narrativa, Kutxa Ciudad de San Sebastián de Cuento en castellano y Ciudad de Getafe de Novela Negra. Entre otros galardones obtuvo la Segunda Mención en el Premio Clarín de Novela 2005.

Ha publicado Flores para Irene (2004), En algún cielo (2007), El desvío (2007), La mala espera, Edaf 2009, Arder en el invierno, Baile del Sol, 2010, Moravia, El Aleph 2012, Pequeños pies ingleses (2013) y Subsuelo, Salto de página 2015, además de una docena de cuentos en antologías de varios países.


GUILLERMO ROZ. 1973.

Buenos Aires. Escritor y periodista argentino, que reside actualmente en España, donde colabora con diversos medios de comunicación internacionales relacionados con Hispanoamérica. Es profesor en Letras graduado en la UNLP de Argentina. 

Ha escrito las novelas, Avestruces por la noche: dos nouvelles, La vida me engañó, Les ruego que me odien, y en 2015, Malemort, el Impotente.

Alianza en 2012 publica su única novela negra, Tendríamos que haber venido solos.


SELVA ALMADA. 1973.

Entre Ríos. Becaria del Fondo Nacional de las Artes (2010). Coordina talleres de lectura y escritura. Es una de las directoras del ciclo de lectura Carne Argentina, desde su inicio en el año 2006. 

Ha escrito, Una chica de provincia y Niños, pero fue con El viento que arrasa,  en 2012, cuando consiguió el éxito de público y crítica.

En 2013 publica, Ladrilleros y en 2014, la novela de periodismo de investigación, Chicas muertas, Random House Buenos Aires.

MATIAS NESPOLO. 1975.

Buenos Aires. Actualmente se dedica al periodismo. Desde comienzos de 2001 vive y trabaja en Barcelona. Coordinó el suplemento cultural Tendències de El Mundo y en la actualidad ejerce la crítica en Quimera y El Periódico de Cataluña.

En 2005 publicó su primer poemario, Antología seca de Green Hills y después varios cuentos en distintas antologías.  En el 2008 participó en el polémico volumen de ensayo, Odio Barcelona. En 2009 editó, junto a su hermana Jimena Néspolo, la antología La erótica del relato. Escritores de la nueva literatura argentina

Su primera novela es Siete maneras de matar a un gato, Los libros del lince 2009, y su segunda, Con el sol en la boca, 2015.


ARIEL MAGNUS. 1975.

Buenos Aires. Novelista argentino, descendiente de inmigrantes alemanes.

Estudió becado por la fundación Friedrich Ebert Stiftung, literatura española y filosofía en Alemania, país donde vivió entre los años 1999 y 2005. Además de su labor como autor, Magnus colaboró con las revistas SoHo y Gatopardo, y el suplemento Radar de Página/12. Actualmente colabora con el suplemento El Ángel de La Reforma (México) y ocasionalmente con la revista cultural La mujer de mi vida y el diario Die Tageszeitung (Taz) de Alemania.

Ha escrito entre otras novelas, Sandra, La abuela, Doble crimen, Ganar es de perdedores y Un chino en bicicleta, Premio “La otra orilla” en 2007.


FABIO NAHUEL LEZCANO. 1976.

Buenos Aires. Estudió Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Formó parte del equipo de investigadores que desarrolló el Martín Fierro Interactivo para la Biblioteca Nacional Argentina. En la actualidad escribe guiones para documentales audiovisuales. Fue el ganador de la primera edición del Premio de Novela Negra Cosecha roja con su primera novela policial, Crímenes apropiados, JPM Ediciones 2015.


TATIANA GORANSKY. 1977.

Buenos Aires. Es escritora y cantante de jazz y también estudió dramaturgia en la Escuela Municipal de Arte Dramático. 

Durante los últi­mos años se ha dedi­cado a la columna de culto Séxodo, espa­cio impres­cin­di­ble para los aman­tes de las bue­nas cos­tum­bres, que se editó en varios medios de Inter­net y grá­fi­cos, y que actual­mente se publica en su blog ofi­cial y en la revista Los Nove­les. Y tambien canta junto a sus dos ban­das de jazz: Del Sur Quin­teto y King­teto.

Ha publi­cado las nove­las, Lulúpe María T, Símurg, 2005, y Don del agua Edi­cio­nes Gár­gola, 2010. ¿Quién mató a la can­tante de jazz? Tan­ta­lia, 2008, y reeditada en España por la editorial Cazador de ratas en 2014.


MARIANO QUIROS. 1979.

Resistencia, Argentina. Escritor argentino que ha sido galardonado recientemente con el Premio Casavella 2013 por, Tanto correr, que narra un hecho real,  la matanza de 25 presos políticos en Margarita Belén (1976) en plena dictadura militar argentina.

Ha escrito también,  Robles (2008), Torrente (2010), Río Negro (2011), y un policial, No llores, hombre duro, Eduwim 2013, que ha ganado el premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro en la XXVII Semana Negra de Gijón.


JAVIER SINAY. 1980.

Buenos Aires. Periodista y escritor. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires y conjuga en su carrera periodística el interés por la cultura joven y el género policial. Colabora con las revistas Rolling Stone y Hombre. Ha colaborado con diferentes medios gráficos. Participó en la producción de los programas de televisión Forenses, Fiscales y Ser Urbano. Ganó tres veces el Premio Perfil a la Excelencia Periodística en las categorías «Mejor investigación».

Sangre joven. Matar y morir antes de la adultez, es su primera novela publicada por Tusquets en 2009, trata sobre crímenes reales. La segunda es, Los crímenes de Moisés Ville. Una historia de gauchos y judíos, en 2013.


FEDERICO LEVÍN. 1982.

Rosario, Buenos Aires. Es escritor y lector de novelas, ensayos, cuentos y poesía, tal vez en ese orden. Ha trabajado como guionista de TV, redactor web, coordinador de talleres de escritura y cocinero cultural, entre otras cosas. Ñuls (el equipo de fútbol de Rosario, Newell’s Old Boys) y las borracheras son dos de sus pasiones insensatas, la escritura, la pasión que entrama las otras.

Formó parte del grupo de narradores conocido como "El Quinteto de la Muerte", con el cual editó el libro compilado La Fiesta de la Narrativa (Una Ventana, 2010), del que participó con un volumen de cuentos breves.

En novela negra ha publicado, Ceviche, Negro Absoluto, 2009 y Bolsillo de Cerdo, 2011. Forman parte de una Trilogía, La Saga del sapo Vizcarra y de su amigo de la calle Dionisio, que culmina o culminará con, La lengua estofada.

México
Chile